Publicado el Deja un comentario

UN 2018 PROMETEDOR PARA EL MERCADO INMOBILIARIO

Un 2018 prometedor para el mercado inmobiliario

Tres destacados martilleros públicos hacen un balance del año que se fue y cuentan en DELUXE cómo influyeron la reactivación de los créditos, el blanqueo de capitales y el dólar estable en la compra y venta de inmuebles.

Todo parece indicar que los créditos han llegado para quedarse”, augura Darío Durban, de Durban & Keiller. “Ese fue uno de los factores determinantes para que el mercado haya estado activo”, agrega Martín Fonseca, de Fonseca Propiedades. “Es muy importante que haya créditos que se obtengan con facilidad y que se entreguen en plazos lógicos, para que los vendedores acepten una reserva sujeta a la aprobación de un crédito”, suma Ignacio Imhoff, de Imhoff Propiedades.

Es que las posibilidades de obtener créditos inmobiliarios, el blanqueo de capitales y un dólar mayormente estable a lo largo de todo el 2017 fueron los tres factores que colaboraron en la reactivación de un mercado inmobiliario que se había ralentizado debido a varias trabas, como el cepo al dólar, por citar con un ejemplo.

Pero no todo es color de rosa. Para Durban, “el acceso al financiamiento ha dinamizado el mercado, sin dudas, pero creo que hemos llegado a un doble cuello de botella. Por un lado, la cantidad de créditos parece haber superado la capacidad de los bancos de otorgar esos créditos, no por el fondeo de los mismos, sino por la capacidad de responder a los trámites en tiempo y forma. Las operaciones se han hecho muy lentas. Por otro lado, las propiedades apto crédito también se están agotando. Es decir, el financiamiento está agotando la capacidad del mercado de reponer inmuebles que sean apto créditos; pareciera que la cantidad de créditos otorgados tiende a ser mayor que la cantidad de inmuebles apto crédito en un momento dado”.

“Es verdad que las propiedades aptas para crédito se venden muy rápido”, coincide Imhoff. Pero agrega que “los inmuebles importantes, generalmente, se compran sin crédito y hay movimiento para los que tiene precios lógicos”. Durban cree que las propiedades que no son aptas para créditos corren hoy con desventaja. “Nosotros ya estamos tasando los inmuebles que no son apto crédito a menor valor que los apto créditos. Es la única forma que tienen estos inmuebles de competir con las condiciones tan favorables que ofrece la financiación bancaria”, explica. En esa misma línea, Imhoff cuenta que “a veces, los dueños creen que, como suben las propiedades chicas, las grandes tienen que subir en la misma proporción y no es así. Yo creo que las propiedades chicas tampoco deberían subir tanto, pero como en todo mercado, la oferta y demanda hacen variar los precios”.

Si bien el último trimestre hubo menor movimiento que en el resto del año -primero por las elecciones de octubre y más tarde por la típica baja estacional de fin de año-, se espera que el 2018 será un año de consolidación, con un mercado movido. “Allí estaremos nosotros para acompañar a cada cliente en el proyecto de mudarse”, concluye Fonseca.

Publicado el 1 comentario

2017: AÑO DE REACTIVACIÓN PARA EL MERCADO INMOBILIARIO

2017: Año de reactivación para el mercado inmobiliario

DELUXE Magazine consultó a varios referentes del sector para conocer su punto de vista acerca de la situación actual. ¿Qué buscan hoy los compradores? Tendencias de un año que en su primer trimestre se presenta alentador.

Por Karina Pontoriero

“El mercado parece haberse reactivado un poco, a pesar de los precios y de la baja estacional”, reconoce Darío Durban, de Durban & Keiller. “Estamos lejos todavía de la cantidad de escrituras mensuales que se realizaban en épocas pre crisis, pero se están cerrando más operaciones que en los últimos 5 años. Eso es bueno”.

Pablo Cáneva, de Cáneva Propiedades, coincide en que el panorama para este 2017 es alentador: “El mercado inmobiliario se ve optimista a una mayor reactivación, ya que quienes hayan blanqueado dinero tienen la oportunidad de comprar una propiedad, más los créditos hipotecarios, siempre y cuando haya una economía estabilizada, clave para ampliar la demanda en el sector medio y medio-bajo.” También es optimista Martín Fonseca, de Fonseca Propiedades. Para él, desde mitad de febrero se empezó a percibir una mayor decisión de la gente a mudarse. “Estamos con llamados, visitas y reservas”, explicó. Paul Reynolds es más moderado: “Creemos que el panorama inmobiliario se guiará, mayormente, al compás de la economía. Aunque vislumbramos cierto repunte en actividad, generado por el sinceramiento fiscal y el re ingreso del crédito hipotecario; por enfriamiento de la economía, vemos un dólar estable y depreciado durante todo el 2017, con un Banco Central intentando bajar las tasas de interés. Si bien el camino es correcto en materia económica, el panorama futuro tiene un marco de cierta incertidumbre. Vemos, entonces, un mercado inmobiliario potencialmente retraído al cual deberán responder los brokers con acento en servicio al cliente y una renovada alternativa para captar compradores”.

 ¿Qué tendencias están pisando fuerte en el sector?

Durban: Me parece que no hay una tendencia definida en cuanto a tipo de inmueble que buscan los inversores. En nuestro caso en particular, la venta residencial es lo que más está funcionando, incluso más que los alquileres, pero esto puede ser también por falta de producto.

Fonseca: Tenemos muchos pedidos de casas modernas, estilo racionalista o similar, por esto muchos buscan casas para refaccionar o terrenos directamente, ya que en la zona no hay muchas.

Reynolds: Dada la incertidumbre económica actual, las empresas van a tender a especializarse en los distintos nichos que ocupan, sumándole servicios para asegurar su sustentabilidad o, un mínimo de crecimiento, durante el 2017. Debemos tener en cuenta, además, que el mercado se vuelca cada vez más al uso de las plataformas digitales; contamos con un cliente mucho más instruido y exigente. Esto implica respuestas rápidas y énfasis en servicio, tanto personalmente como pero en sistemas digitales. Vivimos un momento sumamente desafiante con la posibilidad de ampliar la cartera para aquellos jugadores que respondan creativamente en tiempo y forma.