Publicado el Deja un comentario

ME ENTUSIASMAN LOS PROYECTOS QUE ME DEJAN VOLAR SIN RESTRICCIONES

Me entusiasman los proyectos que me dejan volar sin restricciones

La arquitecta que propone desarrollar integralmente cada uno de sus proyectos, aborda un enfoque multidisciplinario que le valió varios premios y el reconocimiento de sus pares.

Texto: Karina Pontoriero     Fotos: Andrea Ramírez

Podría decirse que el último año estuvo plagado de satisfacciones para Cari Calvo. La arquitecta, con amplia trayectoria en prestigiosos estudios de arquitectura como Vega-Mazza, Moscato-Schere o Estudio Beraja, Palombo y Rempel, ganó la Medalla de Oro al Espacio Exterior en Casa FOA 2017 y el premio a la Mejor Instalación al espacio D&D en Estilo Pilar 2018.

Confiesa que los premios siempre la sorprenden, pero los toma “como un mimo, un reconocimiento público, una recompensa al esfuerzo, un puntapié para seguir trabajando”.

En la edición 2017 de Casa FOA trabajaste con acero, ¿qué te produce ese material?

Trabajar con acero -utilizado de forma curva, como lo usé en Casa FOA- me da la sensación de modernidad. Es un material fuerte, durable, estructural y que sirve para la construcción de la piel, el diseño de lumnarias o esculturas, para dejar a la vista lo que antes estaba oculto.

¿Cuáles son aquellos materiales que sabés que no te fallan o que se están presentes habitualmente en tus proyectos?

Trato de no repetir mucho los materiales. Sí, noto que nunca me falta el blanco, las paletas claras. No creo que sea bueno destacar por hacer siempre lo mismo. Para mí, lo que te destaca está en tu ideología o en el sentimiento que ponés al crear.

¿Y qué te resulta inspirador? ¿Cómo surgen las ideas?

La inspiración puede estar en cualquier cosa, en un animal, una planta, un objeto. Por ejemplo, una palmera inspiró la planta artificial urbanística de los Emiratos Árabes (Palm Islands, en Dubai) o un caracol inspiró al arquitecto Enrique Browne para hacer el plano de una de sus casas más memorables, la Casa Caracola en Santiago de Chile. Las ideas surgen buscando desde dónde partir.

En tu web y en varias notas mencionaste a Le Corbusier, ¿quién es en tu vida? ¿Qué admirás de él? ¿Qué te genera su obra?

Con Le Corbusier fue amor a primera vista. Bueno, me enamoré de un libro. Fue uno de mis maestros, indirectamente. Tan rupturista y perturbador para esa época, con las ideas demasiado claras, que avalaba esta estética del futuro. Me pasó también con la Bauhaus, De Stijl, todos movimientos artísticos cuyo objetivo era la integración de las artes como un todo. Se desnudaba la arquitectura despojándose de ornamentos, de revestimientos sin sentido. ¡Todo comenzó por 1913! Hoy vemos arquitectos construir con el mismo estilo de hace 100 años, diciendo que se trata de arquitectura moderna. ¡Tremendo! Otro caso son los arquitectos ZahaHadid, al cual amo, Peter Cook, Santiago Calatravra, Oscar Niemeyer, Amancio Williams. Los arquitectos dejaron de interpretar el crecimiento de su propio tiempo.

¿Y tus maestros directos? ¿Quiénes fueron?

Mis maestros fueron muchos docentes de la facultad, como Javier Fernández Castro, adjunto de Diseño 1, quien además me dio su trabajo cuando renunció para abrir su estudio. También podría mencionar a muchos ingenieros y arquitectos con los que trabajé posteriormente. Siempre se aprende de los buenos ejemplos y de los malos, mucho más. A veces se gana y a veces se aprende.

Si bien tu propuesta es integral, ¿sentís que tu camino profesional va por el lado del interiorismo?

Mi camino profesional no va exclusivamente por el lado del interiorismo. Busco desarrollar un proyecto que abarque desde la piel arquitectónica hasta el último detalle, incluyendo diseño de muebles o paisajismo. Pienso el espacio como un todo, sin olvidar cuál va a ser el vector sobre el que se edifica, la idea de partida.

También coqueteás con el arte, ¿podrías definirte cómo artista?

Me interesa mucho la integración de las artes: la arquitectura, el diseño en todas sus ramas, las artes plásticas, la escultura, hasta la música o el cine. No me considero artista. Un artista se mueve como pez en el agua en muchos de estos ítems. Mirálo a David Bowie: visionario, músico, actor, artista plástico y más. Perturbador, provocativo, de avantgarde, subyugó al público sin cruzar la delgada línea entre el buen y el mal gusto, dejando su legado para vivir por siempre.

Entonces, si tuvieras que presentarte ante quien no te conoce, ¿cuál dirías que es tu característica diferencial?

Mi característica diferencial prefiero que la digan los demás. Trato de ser fiel a mis convicciones.

¿Te considerás una mujer emprendedora?

Trabajo por mi cuenta, diseñé mi línea de muebles y hoy estoy por sacar otra línea nueva que no existe en el mercado. Si eso me hace emprendedora, lo soy. Me cuesta muchísimo la veta comercial, no nací con ese chip.

¿Cuál fue tu mayor desafío laboral?

Mi mayor desafío laboral, no sé. ¿Habrá sido construir mi primer sillón Space Oddity (NdR: Un homenaje a David Bowie) para no depender de la llamada de futuros clientes? Ese sillón me llevó a exponer la primera vez en casa FOA y fue la punta del ovillo de venideras oportunidades.

Arquitectura personalizada

¿Cómo es el proceso de creación junto a un cliente? ¿Cómo lográs entender lo qué quiere?

Entender al cliente no es fácil, debería existir en la facultad Cliente 1, 2 y 3. El proceso de creación es posterior a una charla intensa con el cliente para conocer gustos, hobbies, deportes, trabajo, cómo va a usar la vivienda, oficina o comercio, cuáles son sus hábitos, etcétera. Con esto tu bagaje se proyecta, siempre partiendo de la idea de partido arquitectónico, con partidos conceptuales y partidos materiales. Con el primero resolvés la idea y con el segundo resolvés cómo expresarlo de forma tangible.

Un cliente quiere trabajar con vos, pero el presupuesto no es demasiado abultado, ¿cómo encarás el proyecto? ¿A qué le das prioridad en esos casos?

Siempre se saca mayor creatividad de la dificultad que de un proyecto con muchos metros y presupuesto. Con dinero es más fácil ser creativo. En un caso así, privilegio los espacios de guardado en sentido vertical u horizontal, uniformidad de color o materiales claros, uso de espejos que duplican el espacio, multiplicidad de usos en un único mobiliario y nunca obstaculizar la circulación. En una palabra: optimizar el espacio.

¿Qué sensaciones te invaden cuando ves una obra tuya terminada y el cliente está contento con los resultados?

Ver el cliente satisfecho me llena de plenitud y tranquilidad. Cuando el proyecto pasa de papel a la realidad, siempre vehiculizando emociones, logra su cometido.

¿Qué tipo de proyectos son los que te entusiasman?

Los proyectos que me entusiasman son todos los que me dejen
volar sin muchas restricciones

¿Y en qué proyectos estás trabajando actualmente?

Actualmente estoy terminando una cafetería, una vivienda intrafamiliar, la expo “Idear La Plata” (se realizará del 13 al 15 de octubre en Villa Elisa) y estoy gestando un ciclo de charlas, Viure Art el 24 de noviembre, donde explicaremos como fusionar el arte y la arquitectura en la vida cotidiana.

Tendencias de temporada: Sí, no, por qué

No sigo las tendencias de temporada, me molesta hacer lo mismo que los demás. En Buenos Aires cuesta demasiado, está en uno llevarlo a cabo. Para salir de la media, uno utiliza muralismo y todos hacen murales. Entonces deja de ser original, como el estilo industrial, que no se va. Todo gracias a la globalización que hizo que se “diseñara” lo mismo en Londres, Buenos Aires o Tokio. www.caricalvo.com

Publicado el Deja un comentario

CASA FOA 2016: ESPACIOS PENSADOS PARA VIVIR

Espacios pensados para vivir

La nueva edición de Casa FOA pone en valor el Palacio Cabrera, en Palermo. Este año, inspirados por el espíritu del bicentenario, presentan una armónica convivencia entre los clásicos históricos y los creativos más modernos.

Texto: Karina Pontoriero     Fotos: gentileza espacios de diseño y paisajismo

Abrieron las puertas de Casa FOA. En la inmensa casona donde hasta el año 2010 funcionó un hogar para ancianos, hoy se respiran ideas para crear ambientes funcionales. Las premisas compartidas por la gran mayoría de los arquitectos y diseñadores que expusieron su trabajo en esta edición fue elegir equipamientos que cumplan múltiples funciones, aprovechar todos los espacios y elegir colores neutros.

Al recorrer la muestra, se descubrirá que el mobiliario se adapta a cada necesidad: el escritorio se convierte en una cómoda cama para descansar (¡y sin desordenar nada!), los espacios de guardado se extienden hasta el cielorraso y los cajones se iluminan al abrirse; los muebles se ponen al servicio del usuario. El espacio se transforma, es libre, es dinámico, porque están pensados en función de usuarios con esas características. Cada uno de los creativos acercó su propuesta de espacios soñados que ejemplifican las nuevas formas de habitar. Monoambientes pensados para una mujer canchera, amante de la moda y los detalles, o un hombre de negocios que viaja a menudo. Un bunker para un detective y un departamento para el fanático de la tecnología que desea tener el control de todo a un clic de distancia, también tuvieron su lugar.

En su edición trigésimo primera, Casa FOA fue nuevamente el punto de encuentro
ineludible para los amantes del interiorismo, la arquitectura, el paisajismo y el diseño industrial. Las 48 unidades de Cabrera 5653 se convertirán en departamentos, estudios profesionales y oficinas. Todos estos departamentos tendrán salida hacia los grandes patios, desde donde llegarán la luz y el colorido de las plantas y flores. Los cambios serán muchos, pero la historia del lugar permanecerá vigente en los mosaicos de sus pasillos o las escaleras interiores que mantendrán vivo el pasado y se adaptarán al futuro.

LOS ELEGIDOS DE DELUXE

Espacio 4 Monoambiente de una bloguera de moda. BIRKA. Arq. Víctor Birenbaum y Arq. Claudio Kaczka casa-foa-2016-2

Un lugar pensado para una mujer apasionada por la moda y la comunicación, con muchos rincones para guardar prendas y objetos que cuentan historias. Baúles construidos en melanina Masisa, un gran escritorio y dos bancos que aportan dinamismo y se adaptan a diferentes usos. Como objeto destacado, un marco con un gran género pintado a mano, ideal para producciones fotográficas, le suma el toque personal.

 

Espacio 5 Monoambiente de un Youtuber. Sergio Muchnik, Magalí Muchnik & Design Teamcasa-foa-2016-3

El desafío era crear un ambiente habitable en solo 18 m². Y lo lograron con equipamiento funcional y mobiliario que ofrece confort, de acuerdo con la cambiante vida de un joven veinteañero. Con una propuesta de estética industrial y una tapicería novedosa, el espacio está dividido en dos áreas claramente definidas y separadas por una gran biblioteca. Una es, a la vez, living y dormitorio; la otra es comedor y lugar de trabajo, donde se despierta la creatividad.

 

Espacio 9 Monoambiente de un estudiante. María Belén Bickham & María Zuker

casa-foa-2016-5En sólo 14 m2, aprovechar las alturas se vuelve casi indispensable. Una biblioteca que funciona simultáneamente como escalera vincula el sector de relajación con el de acción. Mobiliario de líneas simples en el área de trabajo y una cocina que se integra con el resto de los muebles a través de una mesada flotante en líneas puras y colores neutros que brindan luminosidad y sensación de amplitud. El baño  continúa esta impronta purista.

 

Espacio 10 Realidad virtual. Walter Russo – Matías Plano – Nahuel Sauza

casa-foa-2016-7

Un ambiente pensado para un hombre de negocios apasionado por el arte y la tecnología, donde el gris y el azul son los colores predominantes. Todo está contenido en una caja gris y tanto el piso como las paredes sirven de marco para sus obras de arte. Un gran sillón circular azul es el centro de control, gracias a un iPad que permite comandar la rotación automática para apreciar cada pintura en particular. Un espejo que con solo apretar un botón se convierte en TV; un biohogar que se prende a control remoto, cuadros iluminados que esconden un bar y tres pantallas que bajan del techo rodeando al sillón y crean un ambiente único donde todo es posible, desde recorrer una ciudad en 360 grados hasta cambiar el color de las paredes según el estado de ánimo del usuario.

 

Espacio 15 Departamento 2 by VIIO. Arq. Julio Oropel. Diseñador: José Luis Zacarias Otiñano

casa-foa-2016-8Este es un loft con identidad argentina. El vidrio es el elemento más contundente, porque define el espacio y le imprime un gran carácter. A los vidrios blanco y transparente se les oponen tres elementos que remiten a materiales icónicos de nuestra cultura, como el adobe, el bizcocho de terracota y la madera. En la gran cocina comedor hay una mesada con desnivel que subdivide, pero a la vez integra, dos sectores. En el ambiente contiguo, el living y el dormitorio se separan por una pared de vidrio transparente, adobe y vidrio blanco. A la vista hay pocos objetos, todos ellos duraderos, sustentables y de líneas simples.

Publicado el Deja un comentario

JAVIER ITURRIOZ: LA MAGIA DE UNA CASA DEBE REFLEJAR A QUIEN LA HABITA

La magia de una casa debe reflejar a quien la habita

Prestigioso arquitecto y decorador, es elegido por las grandes marcas internacionales. también es un anfitrión de lujo: las fiestas que organiza suelen ser épicas y sus invitados se sienten estrellas de Hollywood. Es, ante todo, un esteta y lo demuestra en esta charla mano a mano con DELUXE Magazine.

Texto: Karina Pontoriero

Estaba destinado a dedicarse al arte. Con un padre diplomático que lo transportaba por el mundo y una madre que lo llevaba en pañales a recorrer ferias de antigüedades, Javier Iturrioz no tuvo opción. O sí, pero ya era tarde: el arte lo había conquistado desde la cuna y para siempre. Lo demostró en sus primeros años, cuando todos notaban que le gustaba pintar, combinar colores, hacer castillos. “En los colegios hacíamos visitas a museos y siempre me sacaba 10 en arte o dibujo”, recuerda. Y reafirma: “Lo mío es la estética por naturaleza”.

De aquel primer acercamiento, también cuenta que a sus padres les gustaba mucho el
teatro. “Nos llevaban a ver obras, óperas, ballet o zarzuelas. Yo tocaba el piano y mi hermana hacía danzas clásicas”, relató. Vivió en Holanda, en París, en Asunción, en Madrid y estudió mucho. “Decoración, Arquitectura, Escenografía, Historia del mueble, pintura, todo lo que me apasiona”, resume.

Cartier, Hermès, Tiffany&Co, Fendi, Givenchy, Patek Philippe, Breguet y Möet
Hennessy, Bouqueterie y Laurencio Adot son solo algunas de las grandes marcas que lo eligieron para decorar sus locales. Casa FOA lo tiene habitualmente entre sus protagonistas, este año con el “Dormitorio de Mujer” diseñado especialmente para la marca UMA.

¿En qué te inspiraste para recrear esa atmósfera tan distinguida y femenina que se transmite en el Dormitorio de mujer?

Desde ya, me inspiré en la chica Uma: la clienta de esta marca de ropa y la modelo
de estilo francés con un touch rock glam y desenfadado. Esta propuesta gira o se inspira en el barrio Haut Marais de Paris, un lugar cool y cosmopolita que marca el ritmo de la moda; todo ese envarillado francés, las pátinas medio shabby chic de las paredes, el baldaquino en la cama, el piso de madera decapé tirando al gris. Todo remite directamente a Paris, pero con un toque más joven, por eso las obras de arte son contemporáneas. Las luminarias, el animal print en los almohadones, las calaveras u otros objetos, todo es un poquito más fashion y femenino. La ropa cuelga en un perchero a la vista porque en muchos de esos antiguos departamentos no hay placard y a una canchera y fashion victim le gusta tener sus pilchas a la vista.

Sos uno de los decoradores más elegido por los famosos. ¿Qué tiene tu propuesta de “diferente”?

Es una propuesta siempre elegante, no con modas efímeras, sino más bien classy, con arte, con color y con una búsqueda de personalidad. Me gusta que las casas hablen de sus dueños y los ayudo a sacar eso hacia fuera. La magia de una casa debe reflejar a quien la habita.

Las tendencias en arquitectura y decoración van hacia las líneas puras y los colores neutros, lo que no coincide mucho con tu estilo, más colorido y cargado. ¿Creés en las tendencias como corrientes a seguir o indicadores de lo que vendrá?

Creo que, como en la música, la literatura o el arte, hay distintas corrientes paralelas;
quizá lo mío, al no ser lo más cómodo o convencional, resulte más excéntrico, pero hay maximalismo en todo el mundo, decoradores más barrocos, verdaderos popes y gurúes del mix de estilos decorativos y amantes del more is more. No hay más que mirar una revista Digest, The world of interiors o AD italiana para ver todas las decoraciones que no son precisamente neutras ni de líneas puras, ni blancas. Por algo existe esa frase tan cierta que dice que, para lograr una atmósfera 10 puntos, solo hace falta llenar un galpón o un palacio francés con objetos de los últimos 3000 años.

¿Te considerás alguien excéntrico?

Un poco. Quizá hasta algo anacrónico para el mundo de hoy. Además, me gustan las piezas raras, colecciono monos de porcelana, cacatúas, moros venecianos, opalinas, amo lo oriental y también ciertos objetos que tienen personalidad pero que, tal vez, no son para todo el mundo. Me encanta el mix de estampados, el color fuerte, el dorado.

¿Qué buscás en una obra de arte para sumarla a tu colección?

Que me llene el alma, que sienta algo cuando la veo. A veces, compro sin saber en dónde ira colgada, cuando logro una conexión con esa obra, ¡simplemente la necesito!

Tu época adorada son los ’50, ¿qué de aquellos años reproducís en tu vida actual?

Me gustan los looks de los ‘50, la decoración en general de décadas pasadas. A veces
me identifico con el personaje de Owen Wilson en la película Medianoche en Paris,
de Woody Allen, pero cuando doy comidas, mis mesas son de lo más paquetas. Mi casa está llena de arte y antigüedades, me gusta lo clásico, me gusta la música, los actores y actrices de esas épocas.

¿Quiénes son los íconos de la moda actual que despiertan tu interés y admiración?

Para mí, Ralph Lauren, Valentino, Tom Ford, Givenchy; de los que ya no están, elijo a Balenciaga, Yves Saint Laurent, Christian Dior. Fotógrafos como Richard Avedon o Helmut Newton, me pierden… y tantos decoradores ya desaparecidos como Dorothy Draper, Tony Duquette, Elsie de Wolfe, Alberto Pinto, es una lista muy larga.

¿Qué no puede faltar en el guardarropas de un hombre elegante?

Un black tie, un traje rayado, un saco cruzado azul, un pantalón blanco, corbatas, pañuelos, gemelos y accesorios a gogo para divertirse combinando. Buenos jeans, camisa blanca, camisa celeste, zapatos de gamuza y de charol; un buen impermeable, un buen sobretodo, hay muchos básicos infaltables.

¿Los argentinos somos elegantes?

Las generaciones de mis padres y abuelos lo eran, no hay más que mirar las fotos o ver las reglas en clubes o casinos. Ahora lo son un poco menos.

Ping pong

Una ciudad para visitar una y otra vez: Paris
Un perfume: Terre d’Hermès
Una obra de arte que te gustaría tener en tu colección: Algún Picasso de la época azul o de sus mujeres cubistas.
Una marca con la que te interesaría trabajar: Chanel
Una celebridad cuya casa quisiera decorar: Susana Giménez

Iturrioz en FOA

Año 2009 Estar- Escritorio: Una sala pensada para los amantes del Turf, donde se
respira un aire masculino. El rojo de las paredes resalta y sirve de fondo para un gran número de cuadros con caballos.

Año 2013 Living dandy: Un ambiente íntimo alrededor de la chimenea y mobiliario
de distintas épocas. La alfombra la diseñó especialmente en homenaje a David Hicks.

Año 2014 Espacio Comedor: Aquí predominan el azul y el blanco. Un espacio concebido para un buen anfitrión y coleccionista de arte. Plagado de detalles,
se destacan las sillas retapizadas con distintos estampados, siempre en los mismos colores.

Año 2015 Escritorio: Inspirado en la época victoriana, con mobiliario de maderas nobles, sillones, armas, lámparas de pie, trofeos de caza, alfombras persas
y orientales enmarcado en paredes pintadas de verde.

Año 2016 Cuarto de mujer: La marca imagina cómo sería el dormitorio de una chica
UMA. Hay mucho negro, pero el color aparece en pequeños detalles como cuadros, objetos y estampas.