UNA MIRADA DE ENSUEÑO

0

Un mirada de ensueño

Protegido por la Unesco, los fiordos noruegos son un símbolo de la belleza de la Escandinava tradicional y uno de los destinos turísticos más solicitados de Europa.

Texto: Gentileza Visit Norway

En Noruega hay más de mil fiordos, aunque los más conocidos y emblemáticos, aquellos que suelen verse en sus típicas fotos, son el Nærøyfjord, el Sognefjord, el Lysefjord y el Geirangerfjord. Se encuentran en la llamada Noruega de los fiordos. Parecen tranquilos lagos azules, pero tienen agua salada: son brazos prolongados de los mares, que a menudo alcanzan grandes distancias tierra adentro con majestuosos acantilados alzándose a ambos lados del fiordo.

Si bien los paisajes pueden parecer indómitos y salvajes, las zonas de fiordos resultan fáciles de explorar. Hay pequeños pueblos esparcidos, y los senderos para dar un paseo por el glaciar o hacer una excursión por la montaña son abundantes.

Qué hacer en los fiordos

El paisaje de los fiordos es ideal para combinar distintas actividades, tanto para quienes buscan disfrutar de la paz y la tranquilidad, o para aquellos que quieran sentir adrenalina.

Se puede comenzar con una sencilla ruta de senderismo y visitarlos por pueblos y aldeas que van apareciendo por el camino. También hay excursiones para visitar miradores.

Otros planes de senderismo más exigentes incluyen caminatas hacia lo alto de las montañas, culminando con unas vistas que hacen que tanto esfuerzo valga la pena. También se pueden explorar los fiordos en kayak, SUP (remo de pie), rafting, senderismo por glaciar, escalada y rutas de escalada.

En los alpes de Sunnmøre se puede esquiar con vistas al fiordo en cualquier época del año. El esquí de verano es una de las actividades más populares porque se combina con natación en el mismo fiordo. Los aficionados a la Historia tienen a su disposición numerosos sitios de interés histórico, restos de antiguas edificaciones, museos de arte y folklore, museos al aire libre y vestigios vikingos. La zona cuenta con varios parques nacionales con rutas señalizadas, cabañas de ocupación libre, refugios acondicionados, animales salvajes, lagos, ríos, glaciares y centros de información al visitante.

Destinos de cruceros

Bergen es la segunda mayor ciudad de Noruega y se encuentra atrapada entre laderas de montaña con vistas al mar. Esta ciudad es famosa por las siete montañas que rodean el centro de la ciudad, el muelle hanseático Bryggen, el mercado de pescado y uno de los mayores eventos culturales de Noruega, el Festival Internacional de Bergen, que se celebra cada año. Es una opción imprescindible salir a pasear por sus calles llenas de historias antes de continuar con la exploración de los fiordos más vírgenes y bellos
de Noruega.

En la orilla más interior del fiordo Aurlandsfjord, rodeada por escarpadas montañas, estruendosas cascadas y estrechos valles, se encuentra la pequeña aldea de Flåm. A esta ciudad se puede llegar en tren, barco, autobús o auto, gracias a las buenas conexiones de transporte. Además, en los meses de primavera
y verano se pueden ver grandes cruceros surcando el fiordo Sognefjord.

Oslo, la ciudad más grande del país, ubicada entre el fiordo Oslofjord y una serie de boscosas colinas, es una metrópoli de rica arquitectura con fama mundial, con reconocidos museos, excelentes restaurantes
y centros comerciales.

El azul y profundo Fiordo Geirangerfjord, protegido por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad, está rodeado por majestuosas montañas cubiertas de nieve y cascadas salvajes que vierten agua de forma casi vertical por las paredes montañosas. Entre ellas destacan las famosas De søstrene syv (Las siete hermanas), Friaren (El pretendiente) y Brudesløret (El velo nupcial), que ocultan los acantilados con ligerísimos velos de vapor de agua que crean una serie interminable de cambiantes que componen un paisaje único en el mundo.

El Cabo Norte es el punto más septentrional de Europa, donde el océano Atlántico se une al océano Ártico. Aquí no existe tierra firme entre el visitante y el polo norte, a excepción del archipiélago de Svalbard. El sol de verano nunca se pone durante dos meses y medio, entre mediados de mayo y finales de julio. A muchos visitantes les gusta ver el sol de medianoche o la puesta de sol sobre el mar de Barents, desde la meseta
del cabo Norte.

Patrimonio de la humanidad

Los fiordos noruegos, representados por el Geirangerfjord y el Nærøyfjord, obtuvieron el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 2005.

“Su excepcional belleza natural deriva de sus paredes de roca cristalina estrechas que se alzan hasta 1400 metros desde el Mar de Noruega y se extienden 500 metros bajo el nivel del mar. Las escarpadas paredes de los fiordos incluyen numerosas cascadas, mientras que ríos cruzan libremente sus bosques caducifolios y de coníferas hasta los lagos glaciares, los glaciares y las escarpadas montañas” , destacaron desde el organismo que depende de la ONU.

En 2006, National Geographic encargó a un grupo de expertos clasificar y premiar a los lugares más destacados del Patrimonio Mundial. Los fiordos noruegos resultaron ganadores, por delante de competidores como las Galápagos, las pirámides de Egipto, el Gran Cañón del Colorado, Angkor Wat y el Machu Picchu.

“Esto parece confirmar que los noruegos tienden a prestar una excelente atención a sus lugares en comparación con el resto del mundo. Y esta es una capacidad que líderes en otros lugares del planeta harían bien en estudiar y adaptar a sus propias situaciones” , aseguró el director del Centro para los Destinos Sostenibles de la National Geographic Society, Jonathan B. Tourtellot.

Compartir:
Compartir.

dejá un comentario