FRYD: TU CASA ES EL REFLEJO DE CÓMO ESTÁ TU CABEZA

0

Tu casa es el reflejo de cómo está tu cabeza

Fue la primera argentina en obtener la certificación para aplicar el método Konmai en el lpaís y el cono sur. Es también licenciada en ciencias políticas, periodista y productora de televisión, pero desde hace más de 2 años se dedica de manera profesional a organizar espacios.

Texto: Karina Pontoriero

Está convencida de que cuando la casa está en orden, además de verse linda, mejoran la autoestima y el humor, y ver esa transformación es una de las cosas que más la entusiasman de su trabajo. Desde hace más de 2 años, Estefanía Fryd se dedica casi exclusivamente a la organización de casas y oficinas. Antes de descubrir esta vocación, fue productora de TV (hoy todavía colabora en el programa Los ángeles de la mañana, por Canal 13) y se recibió de licenciada en Ciencias Políticas, aunque nunca ejerció. De todas sus facetas tomó algo para construir su presente. “De la política, puede ser la pasión de ayudar a la gente; de la producción y el periodismo, la parte creativa, que es fundamental en las Redes Sociales”, comenta. La mayoría de sus clientes la buscan en Instagram -su cuenta es @elartedeorganizarok-, donde tiene alrededor de 30.000 seguidores con los que comparte el antes y el después de sus trabajos y tips valiosos para organizar espacios.

¿Cuándo llegó tu pasión por el orden? ¿Cómo la descubriste?

Siempre fui ordenada o creía serlo. Etiquetaba la ropa con post-it; separaba remeras de verano, de invierno, del colegio, pero me frustraba sacar una remera y que se cayera toda la pila. Me pasaba los fines de semana ordenando. Quería ser ordenada, pero no era eficiente. Años más tarde, mi tío me recomendó el libro de Marie Kondo y me contó que a él le había funcionado. Lo leí y me llevó dos o tres meses ponerlo en práctica en mi casa porque es un proceso, no se hace de un día para el otro. Entonces, me di cuenta de que la casa se mantenía organizada con el tiempo.

¿Cuándo te diste cuenta de que ahí había una oportunidad de negocio?

Les mostraba a mis amigas cómo tenía el baño, la cocina, el placard y ahí empezaron a pedirme que las ayudara a organizar sus cosas y empecé a verlo como un negocio desde ese lado. Pero lo que más me impactó del método fue que yo había filtrado todos los objetos que tenía en mi casa pensando en qué me hacía feliz y eso me ayudó a conocerme mejor y a tomar mejores decisiones en otros ámbitos de mi vida. Ahí fue cuando dije: “Guau, esto va mucho más allá del negocio”. Yo no quería ser una simple organizadora profesional, algo que existía antes de Marie Kondo; lo que yo quería transmitir es que si te rodeás de objetos que te hacen feliz, eso hace que cambien tu energía, tu autoestima y tu humor. Hace que te manejes con menos estrés. Todo eso, que es la esencia del método, fue lo que me llevó a querer difundirlo a más personas.

En el reality “A ordenar”, se muestra cómo se modifica la vida de las personas a las que Marie Kondo ayuda, ¿hasta qué punto te involucrás en cada casa?

Si bien respeto la esencia del método, lo adapto a la idiosincrasia de los argentinos. Por ejemplo: Marie Kondo va 6 horas a una casa y lo que resta queda como tarea para la familia. Días después va de nuevo para organizar otro ambiente y repite la rutina. Los argentinos, en cambio, quieren que estés al lado de ellos desde el principio hasta el final, por algo te pagan. No somos tan disciplinados como los japoneses.

¿Cómo es entonces tu jornada de trabajo?

Un placard de una sola persona me lleva unas 8 o 9 horas de trabajo y siempre voy con otra persona que colabora conmigo. Si se trata de un placard mixto, tardamos el mismo tiempo pero ya somos 3 personas trabajando. Aplicamos el método casi al pie de la letra, es decir: sacamos todo, vemos prenda por prenda y mi cliente decide cuál le gusta, cuál le da felicidad, así vamos filtrando, clasificamos y después doblamos. Doblar lleva muchísimo tiempo.

¿Qué otras cosas del método KonMari adaptaste al estilo argentino?

Ella dobla todo para cajón, bien chiquito, y en Argentina tenemos pocos cajones; uno para medias, otro para la ropa interior y quizás uno más donde guardamos los pijamas. Como nuestros placares tienen más estantes, uso contenedores que cumplen la función de un cajón en un estante. De la otra forma, te sobra un espacio vertical que no estas aprovechando. Marie dice que es mejor reutilizar en lugar de comprar, pero al argentino no le gusta la idea de reutilizar cajas de zapatos, quiere tener todo nuevo y que quede lindo. Por eso se me ocurrió lo de los contenedores.

¿Cómo te diste cuenta de esta necesidad?

Al principio, cuando organizaba las casas de mis amigas, doblaba igual que como lo explica Marie Kondo y guardaba en los estantes, pero me daba cuenta de que no servía porque sobraba toda la altura, especialmente cuando hay estantes que no son movibles. Entonces comprendí que si lo doblo en menos veces y lo contengo, queda mejor.

Después de haber trabajado en tantas casas, ¿armaste alguna radiografía de los argentinos? ¿Qué cosas solemos acumular?

El 90% de los argentinos tenemos problemas con la ropa. No sabemos lo que tenemos, guardamos ropa con etiquetas, ropa que dejamos de usar por años. En todas las casas me dicen “ay no recordaba que tenía esto”. Es como ir de shopping a tu placard. No somos acumuladores como los americanos, ni minimalistas como los japoneses, y creo que esto tiene que ver con que nuestros departamentos tienen un tamaño medio: en Japón son de 15 metros cuadrados, mientras que en los Estados Unidos son casas grandes con cocheras enormes. Cuando más espacio tenés, más tendés a acumular. Estamos en un punto medio, tampoco consumimos desenfrenadamente como en Estados Unidos.

Marie Kondo dice que el orden trae felicidad y recién comentabas que a vos te ayudó a tomar mejores decisiones. ¿Sentís que le cambiás la vida a las personas?

Totalmente. Recibo muchísimos audios de clientes contándome no sólo que mantuvieron el orden, sino también cómo les cambió la vida, cómo les explicaron a sus hijos y cómo ellos también se involucraron en el orden. Realmente les cambia la vida. Por eso para mí es importante ir y explicar la esencia del método. Obviamente es buenísimo que la casa se mantenga organizada -te contratan por eso-, pero en realidad tiene que ver con un cambio más profundo, un cambio en el estilo de vida. Yo creo que tu casa es el reflejo de cómo estás internamente y cómo está tu cabeza. Y creo también que cuando acomodas tu casa, en tu cabeza empiezan a acomodarse las ideas y el pensamiento. Más allá del cambio energético de rodearte de las cosas que te gustan, llegar a tu casa y sentir que es tu lugar en el mundo es maravilloso. Si tu casa está linda, y esto no tiene que ver con lujo ni tamaño, entonces tenés un espacio para relajarte.

¿Cuándo vas a organizar una casa siempre empezás por el placard?

Ahí hay otra diferencia con el método; ella respeta un orden de 5 categorías: ropa, libros, papeles, komono (que abarca subcategorías como baño, cocina o baulera) y, por último, objetos con valor sentimental. A mí, muchas veces me contratan por un solo ambiente. Entonces, si me dicen “quiero empezar ordenando la cocina”, no puedo decirle que hay que empezar sí o sí por el placard. Los clientes quieren que le resuelvas un tema y no siempre cuentan con dinero para hacer todos los ambientes. En esos casos, aplico el método en el ambiente para el que me contrataron.

Alguna vez te pasó de sentirte desbordada por el desorden, ¿qué hiciste en esos caso?

Me tocó con algún placard. En esos casos respiro hondo, hago un recorrido por toda la casa y empezamos a sacar la ropa del placard y a filtrarla. Muchas veces es menos estresante de lo que parecía, porque la clienta quiere hacer un cambio radical en su vida, porque se separó o por el motivo que fuera y decide deshacerse de todo. Así que no vale estresarse de antemano. Es mucho peor cuando queda una montaña de ropa y hay que doblar. Primero pienso “Dios mío, no vamos a terminar nunca más”, y cuando veo el resultado me alegro. Es como volar: le tengo pánico a los aviones y cada vez que me subo a uno me pregunto por qué me someto a eso, pero cuando llego a destino sé que es porque me encanta viajar y conocer lugares nuevos. Es un desafío.

¿Te sigue entusiasmando ordenar la casa de los demás?

Más que el trabajo en sí, me entusiasma saber lo que el orden va a generarle a esa persona.

Licencia para ordenar

Estefanía fue la primera argentina en obtener la licencia del método KonMari (hoy ya son 3 las argentinas que lo ostentan) y asegura que no es nada sencillo. Es un curso intensivo que dura 3 jornadas de 10 horas cada una. Marie Kondo solo asiste a una o dos jornadas. Se dicta en japonés, con traducción al inglés. Estos son los pasos a seguir:
1. Inscribirse a través de la página web y enviar fotos que muestren cómo organizaste tu casa. Estar alertas: las vacantes se agotan en pocas horas.
2. Una vez aprobada la inscripción, se abona la capacitación. Los pasajes y el alojamiento corren por cuenta del alumno.
3. Al regresar y a modo de examen, se deben enviar fotos de 10 casas que hayas organizado y completar un informe detallado.
4. Una vez pasada esa etapa, se rinde un examen multiple choice. Esta es la instancia más difícil.
5. Aprobado este examen, tendrás una entrevista telefónica en inglés para confirmar tu aptitud y ser recomendado en la web de Marie Kondo.
6. Por último, se abona la matrícula (de renovación anual) que acredita la certificación para aplicar el método KonMari.
El primer nivel es el de consultores Green y se puede avanzar hasta un nivel Master.

¿Cómo ser organizado y no morir en el intento?

Estefanía recorre el país dictando charlas y workshops para empresas e individuos, donde enseña a doblar todo tipo de prendas y a organizar cada uno de los ambientes de la casa. También incluye mudanza y postmudanza, armado de valijas y organización para niños. Además, ofrece la modalidad online, vía Skype.

Por otra parte, en agosto lanzará las Capacitaciones Profesionales, destinadas a las personas que quieran convertirse en Organizadores Profesionales. Será una capacitación presencial, con cupos limitados.

Para más información, visitar www.elartedeorganizar.com

Compartir:
Compartir.

dejá un comentario