NUEVAS FORMAS DE TRABAJO

0

Nuevas Formas de trabajo

¿Se puede jugar y trabajar al mismo tiempo? Muchas empresas creen que es posible e incluso beneficioso para sus trabajadores incorporar el juego en su rutina laboral. Qué es la gamificación y para qué sirve esta tendencia cada vez más fuerte en el ámbito corporativo.

En la sede porteña de Booking se puede jugar al pool en el horario laboral, mientras que las oficinas de Givaudan Argentina, cuentan con un área especialmente diseñada para distención, donde se pueden encontrar desde un metegol hasta una play station. Geometry Global Colombia, por su parte, ha incorporado un tobogán en el mismo espacio donde unas gradas de madera funcionan como un sector para reuniones de trabajo informales. Y la lista podría seguir, porque estas empresas  son solo un ejemplo de una tendencia que crece día a día en Latinoamérica.

Hoy un trabajador ya no busca solo las mejores condiciones salariales sino que aprecia otras características de la compañía, como su cultura corporativa, un ambiente de trabajo estimulante, la flexibilidad horaria o la inversión en formación, además de otros beneficios que hagan más placentera su tarea diaria. Las tendencias indican que, más allá del dinero, para los trabajadores jóvenes es importante divertirse en el trabajo. En efecto, los integrantes de la “Generación Y”, así como de la “Generación Z”, consideran que la diversión en el lugar de trabajo es un requisito, no solo un beneficio. Por lo tanto, las empresas empiezan a reconocer la necesidad de crear un ambiente de trabajo lúdico y creativo para reclutar y retener una fuerza laboral talentosa. Algunos estudios también sugieren que la diversión en el lugar de trabajo es una herramienta de bajo costo para mejorar el sentido de pertenencia, al mismo tiempo, a la vez que colabora a disminuir los niveles de estrés y de cambios continuos en el plantel, como también a incrementar el sentido de comunidad y de fidelidad. Las empresas que fomentan la cultura lúdica logran un mayor compromiso de sus empleados.  El juego también puede ser un valioso mecanismo para construir confianza, mejorar la comunicación y fomentar la creatividad porque ayuda a promover una cultura compartida, impulsando la participación y la conexión entre las personas.

“El progresivo aumento de la incorporación de las generaciones jóvenes al mercado laboral ha provocado grandes cambios en la forma de entender el trabajo. Conscientes de que el diseño de los espacios laborales tiene un impacto directo sobre la satisfacción y la productividad de las personas, los servicios que las organizaciones brindan a sus empleados están en constante evolución”, afirma Alejandro Mariani, Gerente General de Contract Workplaces Argentina, la empresa regional dedicada al diseño y construcción de espacios de trabajo. “Salas de descanso, espacios multiusos, gimnasios y salas de juegos, son solo algunas de las propuestas que cada vez más surgen como un pedido de nuestros clientes al momento de diseñar sus espacios”, agrega Mariani.

El juego como herramienta

La gamificación es la práctica entendida como una estrategia que introduce elementos de juego en el entorno laboral a fin de mejorar el estado emocional de los empleados y orientar el logro de determinadas metas.

Esta tendencia, que comenzó en la década de los 90 como una novedad reservada a las startups de tecnología y digital media con la idea de hacer sentir a los jóvenes trabajadores de las nuevas generaciones que eran valorados, ganar su lealtad y retenerlos, es ahora la norma en las empresas de vanguardia. Se basa en la idea de que el hombre es una criatura competitiva y lúdica aun en la edad adulta. Y basta con ver la enorme popularidad de los deportes para entender el fundamento.

Como resultado, la gamificación se está consolidando como una alternativa extremadamente valorada. Los juegos, las fiestas y retiros corporativos, y distintos tipos de actividades recreativas son iniciativas que no faltan en ninguna oficina moderna. Tal es así que la consultora Gartner estima que más del 50% de las organizaciones interesadas en la innovación gamificarán aspectos de sus negocios en los próximos años.

El juego estimula los mecanismos de recompensa del cerebro proporcionando sensaciones gratificantes y estimulando tanto la repetición de conductas positivas como el aprendizaje. Es por esto que incorporar un espacio para el juego y la recreación en la oficina puede proporcionar muchos más beneficios de los imaginados en un principio. Lo que viene hacia adelante en este sentido, aún está por verse.

Compartir:
Compartir.

dejá un comentario