UN ESPACIO DONDE RELAJARSE

0

Un espacio donde relajarse

Es el ambiente de la casa donde transcurren algunos de nuestros momentos más íntimos y no siempre recibe la atención que se merece. Hoy, el baño cobra vida con nuevas ideas en decoración, muebles ecológicos y tecnología.

TEXTO: Karina Pontoriero

Cada lugar de la casa refleja nuestra personalidad. Al menos ese es el ideal de lo que llamamos “hogar”. Pero, en varias ocasiones, son la cocina, el comedor o el dormitorio los espacios en los que volcamos gran parte de nuestra energía. Tal vez porque son los ambientes que reúnen, agasajan, reciben o invitan al descanso. El baño no debería estar exento de esa dedicación, no sólo porque está llamado a brindarnos relax (¿algo más placentero que una buena ducha después de una ardua jornada laboral?), sino también porque debe brindarle comodidad a nuestros huéspedes. Es hora de que el baño sea protagonista. Se lo merece.

Primero, lo primero: ¿Cuáles son las últimas tendencias? Quien responde es Elena Furlani, Decoradora Profesional y docente de la Carrera fe Decoración en ABM Instituto de Educación Superior. “Hoy se tiende a la limpieza, al poco peso visual.  Se logra con artefactos y muebles suspendidos, griferías en cascada o con leds, revestimientos touch y en grandes formatos, con placas de 25×75 cm o 60×60 cm, tanto en paredes como pisos, lo que da una mayor sensación de amplitud”, explica.

La arquitecta Carolina Raggiati, también docente de la Universidad de Buenos Aires, coincide en el concepto de lograr un estilo minimalista. ¿Cómo? “Dándole importancia a la luz, generando espacios despojados, con pocos muebles y colores neutros.”

Para entender mejor qué significa minimalismo debemos recurrir a la trillada frase “menos es más”. Si querés que tu baño transmita sensación de elegancia, luminosidad y paz, este es –definitivamente- tu estilo. Los baños minimalistas se caracterizan por ser espacios que denotan amplitud, por eso primero apuntá a renovar el mobiliario que deberá tener un diseño de líneas simples y puras.  Aquí, las curvas no son bien recibidas. Optá por muebles suspendidos a varios centímetros del piso, como estantes, o espacios donde guardar cosas para limpiar el campo visual; algunos cuadros y siempre tonos claros o pasteles. Todo tiene que llevarte a pensar que contás con un gran sitio donde el orden es sagrado, casi inmaculado.

A la hora de los muebles, le decimos adiós a los típicos vanitorys con puertas, y le damos una cordial bienvenida a los que tienen patas. Todo con patas. Hasta las bañeras, que aportarán un poco de romanticismo clásico.

La grifería es la encargada de otorgar el plus sofisticado. Además, brindará un acabado impecable a la ambientación. ¡Lo último! Elegirlos en blanco o negro mate con mezclador termostático y salida en forma de cascada, que se convierten en un accesorio vanguardista en sí mismo.

Para cortar con la monocromía, incorporá alfombras, toallas de baño o cortinas de ducha de colores. Le dará un tono sin perder el estilo.

Espacios chicos, ideas grandes

 Para sacar el máximo provecho a un baño chico es necesario generar lugares de guardado, como columnas (muebles altos, angostos y de poca profundidad), muebles auxiliares con ruedas para ubicar debajo de la bacha y también anexar algún modulo o estante suspendido.

Una decisión polémica, pero beneficiosa, es sacar la bañera y cambiarla por una cabina de ducha (podés darte un gusto de elegir una con hidromasaje). De paso,  en el espacio sobrante sumás una zona de asiento para relax.

Un truco simple y efectivo es el uso de espejos. Suelen ser grandes aliados porque le proporcionan mayor profundidad al ambiente y duplican la sensación de espacialidad.

Para las refacciones, lo primordial es planificar la distribución para que resulte un baño cómodo y no nos topemos más adelante con espacios desperdiciados o zonas de difícil acceso. “Es fundamental contratar a un arquitecto o un maestro mayor de obras”, aclara Raggiati. “De la obra se tiene que ocupar alguien que sepa realmente de esto, para evitar inconvenientes futuros”, agrega.

Siempre verificar el estado de las cañerías. Si la reforma es radical es conveniente cambiar el tendido para estar tranquilos y no sufrir sobresaltos. Un detalle no menor es comprobar que la iluminación artificial no produzca sombras duras, sobre todo en la zona de aseo y embellecimiento facial. Elemental para las mujeres coquetas.

Apostar al color

No todos los espíritus son mansos y tranquilos. En la vereda opuesta de los defensores del minimalismo están quienes se animan a jugar con los colores y las texturas.

Imagina un revestimiento que juega con la luz (no, no estoy parafraseando a John Lennon), que se verá diferente cada vez que cambie su iluminación a distintas horas del día. Esa es la propuesta de Coverglass, una línea de la marca VASA Decó, que ofrece la posibilidad de un juego eterno entre la imaginación y el revestimiento. Son vidrios satinados, pintados de una o ambas caras en una amplia gama de colores que generan sensación de profundidad. Pueden aplicarse en paredes o como divisores de espacios, renovándolos por completo.

“No hay que tenerle más miedo al color”, dice con firmeza Furlani.  Y sigue: “Basta de revestimientos típicos. No más el azulejo de hospital ni los cuadrados típicos. Se usan las placas más grandes, de formas irregulares y texturas originales que imitan a la madera,  las rocas o los metales, por ejemplo.”

Una buena opción para sumar color es incorporar el cemento alisado en pisos o paredes. Su aplicación es sencilla (ojo, que esto no significa que cualquiera puede colocarlo) y no necesita grandes preparaciones. Una de sus grandes ventajas es su utilidad para tapar imperfecciones y recubrirlo todo.

Culto a lo retro

Los baños vintage tienen sus defensores. Los consejos para ellos son usar pintura plástica, cerámica en formato pequeño o listones de madera en las paredes. Otra opción son los papeles pintados lavables. Los muebles siempre tendrán puertas molduradas o replanadas.

Los que aman este estilo suelen comprar artefactos en mercados de pulgas. También optan por lo nuevo, pero que – obviamente- parezca antiguo, como es el caso de las bañeras con patas de garra o las mesadas de madera o mármol.

Lo ideal es encontrar objetos y adornos para reciclar o recuperar. Si revisas la casa de la abuela, tal vez encuentres un marco de espejo antiguo que te vendrá de maravillas.

Cuidar el medio ambiente

“El mundo tiende a la sustentabilidad”, aclara la decoradora Elena Furlani. Y las empresas se hacen eco de este llamado de la naturaleza. La firma Blaisten cuenta con la línea de productos Roca, que ofrece inodoros de doble descarga  para un uso responsable del agua. Son inodoros con descarga interrumpida o descarga dual. Su buena utilización queda en la conciencia de cada uno, claro.

Pero hay una firma española que dio un paso más. Se llama W+W  (Washbasin más Watercloset). Se trata de un lavamanos e inodoro asociados, de manera que el agua que cae en el lavatorio sigue su camino por un exclusivo método de desagüe, pasa por un filtro, se purifica y se reutiliza, aprovechando así hasta la última gota.

Si de sanitarios inteligentes hablamos, los último es uno desarrollado en Japón que puede ser comandando mediante control remoto o celular. Algunas de sus gracias: levanta o baja la tapa automáticamente y posee un sistema de calentamiento regulable para esas frías jornadas de invierno. Además, su sistema de bidet denominado Lumen es autolimpiante. Y, como si sus funciones fueran pocas, también es estéticamente lindo.

Hay ideas para todos los estilos. Es momento de encontrar el propio y poner manos a la obra.

Compartir:
Compartir.

dejá un comentario