SEIS DESTINOS ÚNICOS PARA VIVIR UNAS VACACIONES DE LUJO

0

Seis destinos únicos para vivir unas vacaciones de lujo

En DELUXE Magazine recorremos los lugares turísticos más exclusivos del planeta, punto de reunión del jet set internacional y de reconocidas personalidades de todo el mundo.

TEXTO: Pablo Souto     FOTOS: Gentileza destinos

Comienza esta época hermosa en la que el sol comienza a picar en la espalda y la idea de pasar estos meses en otro destino cada vez crece más. Lejos de los más tradicionales puntos de referencia para el turismo internacional, DELUXE Magazine seleccionó seis destinos exclusivos para disfrutar del lujo y el confort.

De esta manera, viajaremos por lugares únicos en todo el planeta: desde playas paradisíacas, pasando por ciudades deslumbrantes y hasta visitando un oasis invernal en plena montaña. A continuación los invitamos a esta aventura.

Saint Tropez

Sinónimo de glamour, arte y distinción, Saint Tropez es una ciudad situada en la Costa Azul de Francia, que se fundó originalmente como una fortaleza militar en el siglo XV. El pueblo, con una población estable de no más de 6 mil habitantes, ganó fama internacional cuando en 1956 se filmó la película “Y Dios creó a la mujer”, protagonizada por la famosa actriz Brigette Bardot.

Desde esa época, la ciudad comenzó a convertirse en un lugar de referencia para el turismo de lujo y un sitio de descanso para celebridades, poetas y artistas famosos, diseñadores de moda y personalidades del Jet Set europeo y norteamericano.

Entre sus atractivos principales se encuentran sus playas de arena fina, bañadas por las aguas del Mar Mediterráneo. El puerto es otra de las fotos típicas de Saint Tropez, poblado de yates y catamaranes de grandes dimensiones.

El pueblo mantiene vivo su patrimonio histórico con sus callecitas antiguas y gran cantidad de iglesias y capillas del siglo XVI. La ciudadela de Saint-Tropez de principios del siglo XVII, que alberga el Museo de Historia Marítima, es uno de los puntos obligados a visitar. Al igual que el Museo de la Anunciación, que alberga una colección de Grammont y destacados artistas franceses como Matisse, Cross y Bonnard.

Para finalizar el día, la ciudad ofrece una gran variedad de restaurantes y bares que se transforman en locales nocturnos. Eso sí, para alojarse o disfrutar de la gastronomía provenzal hay que hacer una inversión
nada menor.

Porto Cervo

También rodeado por las aguas del Mar Mediterráneo, se encuentra el pueblo de Porto Cervo, en Italia. Un paraíso exclusivo ubicado al norte de la isla de Cerdeña que recibe todos los veranos a centenares de destacadas personalidades de todo el mundo.

A diferencia de Saint Tropez, este pueblo fue diseñado a mediados del siglo XX para convertirse en un puerto deportivo y centro turístico de lujo luego de que el príncipe Aga Khan IV se enamorara de las playas de arena blanca y aguas turquesas de Costa Esmeralda.

La arquitectura distingue a Porto Cervo con formas redondeadas, colores blancos y materiales que se fusionan con la naturaleza del lugar. Ejemplo de ello es la monumental iglesia de Stella Maris.

Agitado es el verano en el puerto deportivo, donde los yates de lujo se amarran durante toda la temporada.

Este destino es el más caro de Europa, por encima de Mónaco y Londres, llegando los precios inmobiliarios a los 300 mil euros el metro cuadrado.

Además, Porto Cervo alberga algunos de los hoteles más costosos del mundo y es el segundo puerto turístico más caro del planeta, por detrás de Capri, con una tarifa diaria promedio de casi cuatro mil dólares por embarcación.

Este paraje VIP también fue protagonista de la industria cinematográfica internacional, ya que en 1977 Roger Moore se puso en la piel del agente 007 en la película “La espía que me amó”.

Amberes

Ya lejos de las playas blancas y aguas transparentes se encuentra la ciudad de Amberes, en Bélgica. Cuna de grandes pintores barrocos como Peter Paul Rubens y Anthony Van Dyck, este destino cautiva a todos sus visitantes por su estilo arquitectónico clásico y la elegancia de sus calles, con una fuerte impronta flamenca.

Bien se ha ganado el mote de “Capital mundial de los diamantes”, al ser el mayor centro comercial de diamantes del mundo desde hace más de 500 años.

Es un negocio de 200 millones de quilates al año que cosecha más de 40.000 millones de euros en ventas a lo largo de los más de 1700 negocios apostados en el punto neurálgico de Amberes. La Gran Estación Central de finales del siglo XIX  es una de las más bellas del mundo, con andenes cubiertos de hierro y una cúpula brillante de cristal que la distinguen del resto.

Dar un paseo a la vera del Río Escalda y recorrer la pintoresca Plaza Mayor, rodeado de edificios renacentistas, resulta ser un buen itinerario para una primera vista a la ciudad. También la majestuosa Catedral gótica y el medieval Castillo de Steen son paradas obligadas a la hora de disfrutar de este destino de ensueño.

Pero no sólo es la ciudad de los diamantes, sino además es uno de los lugares más prestigiosos de la moda internacional con una tradición que dio nacimiento a “Los seis de Amberes”, un grupo de diseñadores que revolucionaron la forma de vestir durante los años 80.

Dubai

Sí Amberes representa el estilo clásico europeo y la cultura medieval, Dubai es todo lo contrario. Símbolo de la modernidad y la oferta infinita en confort, Dubai representa la suntuosidad de manera extrema.

Como una “Las Vegas” de los Emiratos Árabes Unidos, esta ciudad fue levantada vertiginosamente en medio del desierto rodeada por las costas del golfo Pérsico. Hoy en día recibe anualmente a más de 5 millones de turistas de todo el globo.

Si bien la historia de Dubai como ciudad remite a casi 200 años, la explosión de lo que hoy es esta metrópoli de 3 millones de habitantes se da recién a partir de la segunda mitad del siglo XX, con el boom de inversiones urbanísticas que trajo la era del petróleo árabe.

Si hablamos de proyectos faraónicos, uno de ellos es el “Burj Khalifa”: el edificio más alto del mundo, con 828 metros de altura. Otra de las perlas de Dubai es el “Burj Al Arab”, uno de los pocos hoteles del mundo con siete estrellas. Una habitación allí puede costar hasta 40 mil dólares la noche. Y si del placer de gastar hablamos, resulta redundante decir que aquí se encuentran los más majestuosos y costosos shoppings del planeta, como el “Dubai Mall”. Y no se contentan con eso: actualmente está en construcción el “Mall of the Word”, un megaproyecto de 4 millones y medio de metros cuadrados, que no sólo será el centro comercial más grande del mundo sino también la primera ciudad con temperatura controlada de la historia.

Dentro de las múltiples excentricidades de este centro turístico se encuentran las islas artificiales con formas de palmera y el achipielago “The World”, que en una vista aérea recrea la forma de un mapamundi.

Gstaad

Dejando el desierto y el calor de los emiratos, nos trasladamos al pueblecito de Gstaad, enclavado en el corazón de los Alpes Suizos. Uno de los destinos preferidos por celebrities mundiales y miembros de la realeza, que se disputa con Aspen (Estados Unidos) el primer lugar como destino invernal de lujo.

Se trata de un pequeño pueblo que tiene una particularidad llamativa: la cantidad de vacas que pueblan las laderas de las montañas equiparan en el mismo número a los 8 mil habitantes estables del pueblo. Hasta resulta muy probable cruzarse con algún rumiante por las callecitas de este pintoresco lugar. Gstaad es un paraíso en medio de la montaña rodeado de prados, bosques, lagos extraordinarios y más de 250 kilómetros de pistas de esquí de primer nivel internacional. Hasta posee uno de los pocos glaciares aptos para hacer esquí de la zona, que permite practicar el deporte incluso en verano.

La Promenade, calle principal de este pueblecito, se encuentra poblada de las marcas más exclusivas del mundo: Cartier, Louis Vuitton, Rolex, Chanel, Ralph Lauren, Chopard, entre otros cientos de locales. Además, los hospedajes de lujo y la gastronomía más prestigiosa del centro y de cada una de las pistas de esquí hacen que Gstaad se convierta año a año en un punto de encuentro VIP que atrae a famosos y multimillonarios de todo el mundo.

Bora Bora

Por último, llegamos a un lugar recóndito en el mapa: las paradisíacas islas Bora Bora, en la Polinesia Francesa. Ubicada al norte de Tahití y al sur de Hawai, este destino es ideal para aquellas personas que quieran desconectarse del ritmo de la ciudad y vivir unos días de paz y relax.

Eso sí, aquellos que viajen a estas islas deberán saber que tanta tranquilidad, lujo y confort tienen un precio a pagar. Se estima que un viaje de una semana puede costar como mínimo unos 2500 euros por persona. Y además habrá que tener paciencia, ya que el viaje en avión desde Buenos Aires supera tranquilamente las 24 horas.

Sitio preferido de muchas parejas para pasar su luna de miel, Bora Bora es una fiel representante de las típicas postales de agua turquesa y arrecifes de coral de esta zona del Océano Pacífico. Además de sus increíbles playas, entre sus atracciones principales se encuentra el nado y buceo entre sus corales, donde existe la posibilidad de alimentar a tortugas marinas, rayas y hasta tiburones.

Otra de los puntos obligados a conocer en este exótico destino es el Monte Otemanu, donde se realza un volcán extinto que le otorga a Bora Bora un contraste distinto con el resto del paisaje y una impresionante vista de toda la isla.

Compartir:
Compartir.

dejá un comentario