VIVIR MEJOR, EL DESAFÍO PARA 2018

Vivir mejor, el desafío para 2018

Comienza un nuevo año y se renuevan los objetivos: evitar excesos, cuidarse más, comer mejor. Hoy, la búsqueda pasa por una alimentación más consciente y la adopción de hábitos saludables. En esta nota compartimos algunos consejos para una transición amigable hacia una vida más sana.

Texto: Karina Pontoriero

Sólo tenemos un cuerpo para toda la vida. ¿Y si mejor lo cuidamos? La comida chatarra, el sedentarismo o el estrés no son los mejores aliados y en los últimos años se han ganado una merecida mala fama. “Cada vez más gente se da cuenta de que hay que volver a la esencia, a vivir en armonía con las personas y con nuestra tierra. Algunos empiezan por el cambio de hábitos en la alimentación”, sostuvo Angie Ferrazzini, alma mater de Sabe la tierra, una Asociación Civil sin fines de lucro que se propone difundir el paradigma de la sustentabilidad a través del Consumo Responsable y el Comercio Justo.

Tomar conciencia de la importancia de alimentarse saludablemente es clave. “La buena comida es indispensable para que estemos sanos”, explicó la ingeniera Janine Schonwald, del área de Comunicación y Capacitación del Centro de Investigación para la Agricultura Familiar dependiente del INTA. “Alimentarnos bien es consumir diversidad de alimentos y en cantidades adecuadas, para asegurarnos la incorporación y el aprovechamiento de sustancias nutritivas”, agregó.

Cuando el cuerpo está acostumbrado a comer fritos, gaseosas o alimentos muy procesados, la transición hacia una alimentación saludable puede ser frustrante y hasta abrumadora. “Yo siempre aconsejo que empiecen a incorporar pequeños hábitos, paulatinamente. Si consumís café con mucha azúcar, te sugiero que le pongas una cucharadita menos o cambies por azúcar rubia. Con el tiempo vas a ver que, cuando incorporás una alimentación más saludable, te sentís mejor y el cuerpo te pide comer más cosas sanas”, aseguró Romina Polnoroff, mamá de tres niños y autora de Mamá Sana, un blog que comparte recetas saludables pensadas especialmente para que los más chicos adopten conductas saludables.

Para Romina, hay seis ingredientes aliados que nunca pueden faltar: huevos orgánicos, harinas integrales, azúcar integral o stevia; especias, muchas frutas y verduras. “Con eso yo me hago una fiesta. Puedo cocinar cualquier cosa, desde buñuelos, tartas, tortas, cupcakes o ensaladas, todo con mucha variedad. Yo siempre comí muy sano y apenas pude empecé a darles verduras crudas a los chicos, se dio naturalmente. En casa jamás pedimos pizza; para mí es más fácil hacer algo con lo que tengo, que llamar al delivery y pensar qué voy a pedir, porque no conozco su cocina”, comentó.

Ya lo dijo Drew Ramsey, autor del libro La dieta de la felicidad y profesor de la Universidad de Columbia: los alimentos altamente procesados, con mucha azúcar, producen obesidad y depresión. Según este docente de la capital norteamericana, debemos evitar comer todo lo que esté empaquetado. Mejor, orgánico.

“Los alimentos orgánicos o agroecológicos se producen con técnicas amigables con el medio ambiente, como el uso de abonos naturales, el control biológico y las rotaciones de cultivo”, explicó Schonwald. Se sabe: los productos con agroquímicos deterioran nuestra salud. Hoy hay decenas de espacios que nos permiten acceder a este tipo de productos. Las ferias de Sabe la tierra, por ejemplo, y muchos emprendimientos accesibles a través de Internet, como El click orgánico o Mood for Food, acortan la cadena de comercialización, lo que permite el consumo de productos frescos y sanos.

Claro que para elegir frutas y verduras orgánicas; comprar ingredientes que no están en las góndolas de cualquier súper, encontrar las recetas y cocinar, se necesita tiempo.

Polnoroff, quien tiene como frase de cabecera “comer sano es fácil, solo es cuestión de organizarse”, también manifestó: “el tiempo te lo hacés: un domingo al mes, cocinás, separás en porciones y guardás en el freezer, así de simple”.

3 cuentas para seguir en instagram y aprender recetas ricas y saludables

@Come.consciente: Manuela Lorenzo estudia nutrición. Sus hits son las recetas dulces saludables, como la Chocotorta sin harinas ni azúcar.
@Integralnutricion: La Lic. María Laura Romano ayuda a elegir opciones saludables y brinda mucha información sobre recetas y
productos.
@Jessinutriok: Jessica Leiva es Nutricionista. Comparte ideas simples para una vida saludable, con muchos datos sobre los ingredientes de cada plato.

Meditar para tener una vida mejor

A fines de noviembre, más de 20 mil personas se reunieron al costado del río, en Vicente López, para meditar. El evento formó parte de “América Medita” y se desarrolló en simultáneo en 140 ciudades de todo el continente. En aquella oportunidad, Beatriz Goyoaga, fundadora de la ONG El Arte de Vivir en la Argentina, aseguró que “quienes meditan, emiten iones positivos que quedan por un largo tiempo en la atmósfera y tanto el positivismo como la limpieza mental, se contagian”. Es por eso que las meditaciones masivas impactan positivamente en la sociedad.

Además de aumentar las emociones positivas, meditar disminuye la ansiedad y la depresión; mejora el sistema inmunológico, aumenta la concentración, mejora la memoria y la creatividad, entre otros
beneficios.

Según Emma Seppälä, directora del Proyecto de Inteligencia Emocional del Colegio de Yale y del Programa de Liderazgo de Mujeres en la Escuela de Administración de Yale, además de autora de innumerables investigaciones sobre el yoga, la respiración y la inteligencia emocional, hay varios mitos alrededor de la meditación y los enumera en su blog “La ciencia de la felicidad”:
• No es cierto que meditar es dejar la mente en blanco. Al comenzar, sucede más bien todo lo contrario.
• Para meditar no es necesario estar en posición de loto; podemos estar sentados en el sofá.
• No siempre se deben cantar mantras. Hay muchas otras formas de acercarse a la meditación.
• La meditación va más allá de las religiones y las culturas.

Para algunos, la sola idea de meditar genera ansiedad. No pueden quedarse quietos ni concentrarse, solo escuchan ruidos externos o su propio caos interno. “No tengo tiempo”, “no es para mí”. Todas excusas. Si tenés tiempo para leer esta nota hasta el final, es porque tenés unos minutos para meditar, nos diría Seppälä. “Pensá en todos esos minutos que dedicás a navegar por Internet o a mirar la TV; sin dudas, también podrás encontrar 20 minutos para que tu vida sea mejor”.

Darle cosas buenas al cuerpo. Ayudar a la mente. Se trata de vivir de la mejor manera posible. Al fin y al cabo, solo tenemos una vida.

 

Direccionario

Mamasanablog

Web: Mamasana.com.ar

Facebook: MamaSanaBlog

Instagram: MamaSanaBlog

Romina Polnoroff también dicta cursos de cocina saludable. La agenda está en su web.

Sabe la Tierra

Web: sabelatierra.com
Faceboo: sabelatierra

Mercados en Vicente López, Tigre, San Fernando, Pilar y Balvanera.

 

 

, , ,

no hay comentarios

Deja un comentario