UN 2018 PROMETEDOR PARA EL MERCADO INMOBILIARIO

Un 2018 prometedor para el mercado inmobiliario

Tres destacados martilleros públicos hacen un balance del año que se fue y cuentan en DELUXE cómo influyeron la reactivación de los créditos, el blanqueo de capitales y el dólar estable en la compra y venta de inmuebles.

Todo parece indicar que los créditos han llegado para quedarse”, augura Darío Durban, de Durban & Keiller. “Ese fue uno de los factores determinantes para que el mercado haya estado activo”, agrega Martín Fonseca, de Fonseca Propiedades. “Es muy importante que haya créditos que se obtengan con facilidad y que se entreguen en plazos lógicos, para que los vendedores acepten una reserva sujeta a la aprobación de un crédito”, suma Ignacio Imhoff, de Imhoff Propiedades.

Es que las posibilidades de obtener créditos inmobiliarios, el blanqueo de capitales y un dólar mayormente estable a lo largo de todo el 2017 fueron los tres factores que colaboraron en la reactivación de un mercado inmobiliario que se había ralentizado debido a varias trabas, como el cepo al dólar, por citar con un ejemplo.

Pero no todo es color de rosa. Para Durban, “el acceso al financiamiento ha dinamizado el mercado, sin dudas, pero creo que hemos llegado a un doble cuello de botella. Por un lado, la cantidad de créditos parece haber superado la capacidad de los bancos de otorgar esos créditos, no por el fondeo de los mismos, sino por la capacidad de responder a los trámites en tiempo y forma. Las operaciones se han hecho muy lentas. Por otro lado, las propiedades apto crédito también se están agotando. Es decir, el financiamiento está agotando la capacidad del mercado de reponer inmuebles que sean apto créditos; pareciera que la cantidad de créditos otorgados tiende a ser mayor que la cantidad de inmuebles apto crédito en un momento dado”.

“Es verdad que las propiedades aptas para crédito se venden muy rápido”, coincide Imhoff. Pero agrega que “los inmuebles importantes, generalmente, se compran sin crédito y hay movimiento para los que tiene precios lógicos”. Durban cree que las propiedades que no son aptas para créditos corren hoy con desventaja. “Nosotros ya estamos tasando los inmuebles que no son apto crédito a menor valor que los apto créditos. Es la única forma que tienen estos inmuebles de competir con las condiciones tan favorables que ofrece la financiación bancaria”, explica. En esa misma línea, Imhoff cuenta que “a veces, los dueños creen que, como suben las propiedades chicas, las grandes tienen que subir en la misma proporción y no es así. Yo creo que las propiedades chicas tampoco deberían subir tanto, pero como en todo mercado, la oferta y demanda hacen variar los precios”.

Si bien el último trimestre hubo menor movimiento que en el resto del año -primero por las elecciones de octubre y más tarde por la típica baja estacional de fin de año-, se espera que el 2018 será un año de consolidación, con un mercado movido. “Allí estaremos nosotros para acompañar a cada cliente en el proyecto de mudarse”, concluye Fonseca.

compartir contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest

, , ,

no hay comentarios

Deja un comentario