UN TESORO DE AGUAS RESPLANDECIENTES Y ARENA SUAVE

Un tesoro de aguas resplandecientes y arena suave

Para los visitantes que desean ver cosas originales, Nueva Zelanda, ofrece un enfoque realmente nuevo que está muy vinculado al paisaje y crear experiencias personales y únicas: alojamiento, servicio y transporte de primer nivel que se entregan al estilo íntimo y entretenido de los neozelandeses.

Un verano neocelandés en la península de Coromandel crea una escena perfecta para una fotografía: brillantes árboles rojos pohutakawa, arena blanca y suave, y aguas azules resplandecientes; no nos sorprende que el área se haya convertido el destino de vacaciones favorito de los kiwis. Pero es mucho más que eso, ya que el alma de este lugar se remonta a una época conocida ahora solo en los relatos. Cada parte de la cala está llena de significado e historia para sus guardianes maorí.

La Cala de la Catedral, una reserva de recreación cerca de la ciudad de Hahei a la que se puede acceder a pie, en barco o kayak, es la joya de la corona de Coromandel y un taonga (tesoro) histórico para sus guardianes maorí. Llamada así por la cueva arqueada que la une con la cala de la Pierna de las Yeguas, la Cala de Catedral tiene otro nombre impregnado de tradición y leyenda, te-whanganui-a-hei (la Gran Bahía de Hei). El cabo es el lugar de un antiguo Maori Pa (pueblo fortificado), cuando las calas cercanas servían como lugares de reunión y santuarios.

El corto viaje de Hahei a la cala muestra una parte de los paisajes costeros más espectaculares de Nueva Zelanda, que incluyen una cadena de islas en alta mar que se creía que eran las pisadas de los dioses. La belleza de la ensenada se extiende por debajo del agua, con la sorprendente abundancia y variedad de vida marina que alberga la Cala de la Catedral entre espectaculares arrecifes de coral, cuevas marinas y formaciones rocosas.

Las 10 mejores experiencias de lujo

Disfrutar en una cabaña de lujo. Sentí el césped bajo tus pies, la arena entre tus dedos o simplemente sentate pierna arriba y
disfrutá.

Date un banquete con lo mejor de la cocina de Nueva Zelanda. Preparada con las verduras, carne y productos marinos más frescos del lugar y combinada con vinos neozelandeses de primer nivel. Tomá clases de cocina con un chef para que puedas
crear tus propios sabores memorables al estilo de Nueva Zelanda.

Consentirse y pensar sólo en uno. Relajate en un spa de lujo y dejá que los expertos apliquen sus conocimiento milenarios en técnicas de relajación.

Jugar una partida de golf en el paraíso. Podés hacerlo en uno de los numerosos campos de golf de clase mundial que ofrece Nueva Zelanda, pero tené cuidado de no distraerte con la increíble belleza a tu alrededor.

Conocer la ciudad y a los lugareños. Podés hacer un tour personalizado de arte, fotografía, vino, conservación o cultura maorí, en el que obtendrás conocimientos expertos sobre el tema que elijas.

Volver a la naturaleza. Podés realizar una experiencia de campamento de lujo en un lugar remoto e impresionante, donde nada se deja a la imaginación.

Despegar en un sorprendente vuelo panorámico. El majestuoso paisaje de Nueva Zelanda, lleno de montañas, volcanes, lagos y costas ofrece un panorama interminable para disfrutar.

Navegar en un yate alquilado. Podes atravesar la idílica zona de Bay of Islands y dejá que los delfines te muestren sus playas secretas de arenas blancas.

Hacer un poco de ejercicio en una excursión en helicóptero. Te llevarán lejos hasta una magnífica ubicación en plena naturaleza para caminar y pasear en bote; luego disfrutá de comida y alojamiento de primer nivel.

Descubrir la vasta naturaleza. A través de expediciones guiadas privadas, te llevarán a los mejores lugares para practicar pesca con mosca, pesca de altura y caza.

compartir contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest

, , ,

no hay comentarios

Deja un comentario