KEVIN CHOCLAC: “LOS TRES PILARES SON COMIDA, TECNOLOGÍA Y ENTRETENIMIENTO”

Kevin Choclac: “Los tres pilares son comida, tecnología y entretenimiento”

Cuando todavía estaba en la facultad, creó “Locos x el asado” y fue un boom. Hoy, con 27 años, dirige Tastemade en español, el canal online de cocina que recibe más de 200 millones de visitas mensuales. Nacido y criado en la era digital, en esta entrevista con DELUXE Magazine cuenta cómo su vida y la tecnología van de la mano, como si fueran una pareja indisoluble.

Texto: Karina Pontoriero

Un sueño: Tener su propia empresa. No a los 40, ni siquiera a los 20, Kevin Chochlac soñaba con eso desde que era chico y jugaba a construir con legos. El objetivo siempre fue claro: estudió, practicó, trabajó, fracasó y siguió trabajando hasta que llegó el éxito de la mano de una de las cosas que más le gusta, comer, y de una gran pasión argentina, el asado. Locos x el asado, un proyecto que nació después de publicar una foto de un asado con amigos y hoy es una enorme comunidad que reúne a fanáticos de este ritual en las redes sociales, en torno a videos, recetas, consejos, merchandising y más.

Pero entre aquellos años de crear edificios con encastres y el éxito de unos locos por el asado han pasado muchas cosas. “Mi hermano Ralph, cuatro años más grande que yo, empezó a trabajar desde casa en programación. Recién surgía Internet y en casa, gracias al trabajo de mi padre, que era Gerente de Sistemas de una gran compañía, siempre estuvimos un poco adelantados en tecnología. A los 16 años ya era independiente, manejaba su propio dinero y yo quise imitarlo”, relató.

Esa gran inspiración lo llevó a consultar e investigar y, a los 16 años, gracias a Google aprendió a diseñar y vender banners en flash para empresas. “Desde los 17 a los 19 me dediqué a diseñar en Internet y mi reputación como freelance creció tanto que llegué a contratar un diseñador en la India”, recordó. Por aquellos años no tan lejanos, Facebook y Twitter comenzaban a consolidarse como los gigantes que son hoy y Kevin empezó a estudiar cómo se creaban esos fenómenos. “Me dije que además de diseñar, quería inventar algo”.

¿Por qué elegir el camino del emprendedorismo desde tan chico?

Estudié Administración de Empresas porque mi sueño era tener mi propia empresa. A mí padre le fue siempre muy bien, llegó a puestos jerárquicos muy altos, pero siempre en relación de dependencia. Sentía que no era dueño de lo que hacía y lo que yo quería era algo distinto, terminar mis estudios y tener mi propia empresa.

¿Esa empresa fue Locos x el asado?

No, ante tuve otras. Fracasé, pero aprendí mucho. Locos x el Asado fue la primera que tuvo éxito. Antes de que terminara la facultad, Locos x el asado ya generaba ingresos y cuando terminé la facultad pude dedicarme de lleno a su crecimiento.

Es un proyecto entre amigos, que surgió en una de sus reuniones semanales, gracias a una foto exitosa. ¿En qué momento se dieron cuenta que iba a ser rentable?

Cuando empezó a sumarse mucha gente a la comunidad que nada tenía que ver con nosotros, eran desconocidos. La gente nos pedía cosas, la página tenía mucho tráfico orgánico y no paraba de crecer. No le veíamos límite. Hicimos nuestra primera prueba de generar dinero vendiendo calcomanías, produjimos mil a $1,50 y las vendimos a $15 en dos semanas. Ahí nos dimos cuenta que había realmente un negocio.

¿Fue suerte, casualidad?

No, no fue suerte. Uno de mis primeros emprendimientos fue una especie de Facebook de fútbol; era como estar dos años construyendo un cohete espacial, para apretar un botón y que llegue a la luna en minutos. También hice un sitio que agrupaba descuentos y requería mucho tiempo de desarrollo para apretar un botón y ver si navegaba. Fracasaron. Una de las cosas que aprendí en la facultad y con la cual hice mi tesis fue una técnica de emprendimiento que se llama “lean startup”, que se basa en generar un emprendimiento de a poco, probando todas las semanas algo, mostrando gradualmente todo lo que hacés en lugar de desarrollar durante mucho tiempo para lanzarlo un día.

Algo completamente distinto a lo que hiciste en los fracasos que mencionaste

Sí, con Locos x el Asado dije “no quiero estar uno o dos años desarrollando algo para mostrar al público si le gusta o no”. Pensamos cómo generar una comunidad, primero en Facebook. Cuando estuvimos fuertes, empezamos a producir videos para YouTube, luego la web y después, la tienda online. Fuimos de los más fácil a lo más complejo.

Te gusta crear desde cero y ser dueño de tu propia empresa, pero hoy dirigís Tastemade, un producto exitoso en el mundo, cuyos dueños viven en los Estados Unidos, ¿qué pasó ahí?

En este caso, vimos una enorme oportunidad. Queríamos hacer algo así con Locos x el asado, que ya lleva cuatro años de crecimiento. Esa experiencia nos llevó a pensar que podíamos encarar algo similar para la audiencia hispana, abarcando todas las comidas de Latinoamérica. Cuando estábamos haciendo research para crear ese proyecto, encontramos a Tastemade y justo ellos se contactaron con nosotros. Con mis socios decidimos unirnos y crear algo mucho más grande, sumado a la experiencia que nos brindaría aliarnos con una empresa de los Estados Unidos. En un año pudimos crecer 10 o 20 veces más rápido de lo que lo hubiésemos hecho solos, es una experiencia increíble hasta ahora. Y lo más importante de todo, personalmente, es que vi también la oportunidad de aprender un montón. Si no aprendo, no tiene sentido.

¿Qué estás aprendiendo?

Cómo liderar, cómo se maneja una organización internacional, temas legales complejos, coordinar un equipo de mucha gente y estar en una empresa que crece muy rápido. Es vertiginoso.

¿Y a cocinar?

No, eso es lo que menos aprendo.

¿Qué pasa cuando te ven tan joven manejando una gran empresa de presencia mundial?

Los responsables de Tastemade tienen un poco más de 40 años y mucha experiencia con empresas de tecnología en Silicon Valley, por eso se entusiasmaron con que fuéramos un equipo joven, era algo que querían. Cuando vieron que creamos Locos siendo tan jóvenes, confiaron. Y este primer año logramos mucho, obviamente con miedos, porque aprendés sobre la marcha.

¿Cuál es tu carta de presentación?

Sirvió mucho Locos para mostrarme. En cierta forma es como Tastemade, pero de un nicho. Hay que ser un poco caradura, pero con fundamento. No voy a chamuyar. No voy a vender una publicidad en nuestros medios si creo que a esa publicidad no le va a ir bien. En ese caso, no me interesa que me paguen, es fundamental creer en lo que estás vendiendo.

En tus proyectos siempre estás rodeado de amigos, ¿creés que podrías trabajar en una estructura sin amigos?

Sí, pero seguro terminaría siendo amigo de esas personas. Si no lo paso bien o no me divierto en mi lugar de trabajo, tengo que irme. Más que nada porque me dedico a la industria del entretenimiento y si no me divierto, creo que eso se transmite al producto. Desde los 17 que estudio o trabajo o voy a la facultad y a la noche miro videos o investigo sobre cosas relacionadas con mi trabajo, eso es claramente porque estoy en un trabajo que me entretiene. La nueva fuerza laboral joven hoy espera organizaciones laborales más distendidas, entretenidas, flexibles. Y yo también.

¿Podés vivir sin tecnología?

Sí, completamente. Cuando no estoy trabajando o cuando no uso la tecnología para buscar o crear cosas, me encanta la desconexión total. Con mi novia salimos a caminar o comer y ni siquiera llevamos los celulares. Recién volví de mis vacaciones en Nicaragua, donde ves hasta chanchos caminando por la calle, y estaba muy feliz. Todo lo que es naturaleza es realmente lo que más me gusta, aunque, para mí, los celulares, las computadoras, el auto, son iguales a la naturaleza.

¿Cómo es eso?

Es todo natural, todo sale de la tierra. A la vez, no tengo problema si tengo que estar mirando la pantalla las 24 horas, también lo siento como algo muy natural.

Es normal estar todo el tiempo conectado cuando tu vida laboral pasa por la tecnología

Sí. Y siempre recomiendo que, si contás con los recursos, tengas el mejor teléfono en el bolsillo, la mejor computadora, en el sentido de que sea rápida, que no se trabe; porque ahora, las ideas que tengo en mi cabeza, al primer lugar que voy para expresarlas es ahí, con tecnología. Y si ese teléfono o esa computadora funcionan lento, me aletargan a mí la posibilidad de crear.

¿Cómo te imaginás a los 50?

Creo que la comida me va a acompañar toda la vida porque soy fanático de comer y probar cosas nuevas. Creo que siempre voy a utilizar la tecnología en mi trabajo y mis pasiones. Y creo que seguiré dedicado al entretenimiento. Sí, los tres pilares son comida, tecnología y entretenimiento.

Enamorado de los Bitcoin

En una de sus tantas búsquedas, Kevin conoció la moneda virtual Bitcoin y compró. “Me enamoró cómo va a cambiar el mundo. Detesto el papel, los tickets, me parece medieval pagar con billetes. Bitcoin es una tecnología cuasi perfecta para mover dinero en el mundo.”

¿Qué va a cambiar con Bitcoin, además de la manera de relacionarse con el dinero físico?

En este momento los que manejan el dinero son el Estado y los bancos, con Bitcoin no hay intermediarios. Creo que Bitcoin es la descentralización del poder.

 

compartir contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest

, , , , , ,

no hay comentarios

Deja un comentario