COCINAS PARA DELEITAR LOS SENTIDOS

Cocinas para deleitar los sentidos

La cocina es, quizás, el ambiente más complejo de definir al momento de construir o reformar una casa. La innumerable cantidad de opciones decorativas y las innovaciones permanentes en cuanto a materiales, hacen aún más difícil esta tarea. Aquí van espacios de diferentes estilos elegidos por DELUXE que son para chuparse los dedos”.

TEXTO: Mariana Soulages

PRINCIPAL nhy2

Las hay de distintas variedades: grandes, chicas, minimalistas, vintage, tipo pasillo, en ele, en u, con y sin isla. Pero en cualquier caso, es infaltable en todos los hogares y su papel es fundamental para quienes las habitan. No es una adivinanza, tranquilos. Estamos hablando de cocinas.

Este lugar de la casa, que suele ser testigo indispensable de encuentros, de festejos, de rituales familiares, de desvelos e incluso de romances, es el que más variantes presenta en cuanto a elecciones de diseño. Hoy en día, se pueden encontrar una gran cantidad de materiales para revestimientos de pisos, paredes y mesadas, amoblamientos, accesorios, herrajes, equipamiento, iluminación especial e incluso, la incorporación de tecnologías de avanzada para este espacio.

El aspecto net es una de las tendencias que se viene destacando desde hace ya algunos años con presencia de colores neutros y, en muchos casos, la elección por la monocromía. Superficies lisas, ausencia de herrajes a la vista y la sensación eterna de que “aquí no ha pasado nada” porque todo permanece escondido detrás de una puerta o un cajón, incluso lavavajillas y heladeras. Generalmente, suelen incluir elementos high-tech y con diseños de vanguardia, que refuerzan este concepto de laboratorio culinario.

Por otro lado, hay una vuelta a las cocinas con un toque más cálido y hogareño, de la mano de estilos como el vintage, el shabby chic, el clásico, el rústico o el reciclado, en los que predominan materiales nobles -ya sea con madera natural o con revestimientos tipo mosaicos- y la combinación de muebles y objetos con historia. Desde la mesa de amasar de la abuela, hasta una balanza de almacén, o el rejunte de vasos y copas que fueron quedando de cada juego desarmado, se muestran como reliquias que le dan vida y carácter al lugar. También, frascos de vidrio, caceloras y utensilios de distintos tipos y procedencias son elementos de decoración válidos.

En este número, DELUXE Magazine les presenta una selección de cocinas reales que responden a estas tipologías. Pasen, vean y decidan con cuál se quedan.

Naturalmente hermosa

2

Con una onda rústica que responde a las características sustentables del proyecto, esta cocina tiene ese aire familiar que invita a quedarse. Fue diseñada por el estudio Marianela Brovelli para una casa construida en el delta del Tigre y se encuentra integrada al living y al comedor diario.

La madera envuelve la caja arquitectónica unificando pisos, paredes y techo. Los amoblamientos combinan melanina blanca y madera pintada en un tono verde claro. La mesada en color negro recorre todo el semi círculo que marca la distribución de la cocina y se ensancha hacia uno de los apéndices para terminar en voladizo en el extremo.

Las alacenas juegan con los espacios cubiertos y descubiertos dejando varios elementos a la vista, lo que aporta una impronta descontracturada.

La luz llega de la mano de varias lámparas colgantes que otorgan luz puntual sobre las distintas zonas de importancia.

Sobre las ventanas, las cortinas de junco acentúan el estilo.

Blanca y radiante

4 5

Blanco puro en los muebles y una caja neutra en tonos de gris oscuro son los elementos predominantes en esta cocina extra large y de concepto abierto.

En este caso, la distribución es en forma de u. En esta tipología, cada una de las tres funciones que integran el triángulo de trabajo (lavado de alimentos, preparación y cocción) se ubican sobre lados distintos del ambiente y esto permite que haya más espacio para cada sector.

Los muebles en madera laqueada blanco mate son de la línea Mare Bianco de Johnson amoblamientos y se funden con la mesada de Silestone blanco Zeus.

A falta de alacenas un amplio espacio de guardado en una de las paredes y un vajillero en la opuesta completan el juego y optimizan el espacio de almacenamiento.

El detalle: la pared de vidrio que comunica con el paisaje exterior es el único y mejor detalle decorativo de este conjunto.

Un rescate a la historia

6

Ubicado en el barrio madrileño de Conde Duque, la cocina de este piso de principios del siglo XX fue reformada por las arquitectas Ana Cabellos García y Elisa Fernández Ramos.

Para lograr esta estructura abierta, las profesionales debieron romper con la clásica estructura de pasillo de la vivienda original e integrar varios espacios en uno. Las texturas juegan un papel preponderante y enriquecedor en este departamento donde las puertas, los tabiques, las molduras y el trabajo de carpintería aportan distinción y calidez. A su vez, la estructura original de vigas y columnas metálicas abulonadas quedó descubierta y se integra sin condicionar el ancho, como ocurría en la tipología original.

La cocina en sí está conformada por tres zonas diferenciadas: la primera es la de preparación y cocina. Los azulejos blancos rectangulares tipo subway que ofician de revestimiento de pared y la doble bacha de cerámica le aportan un aire vintage. La mesada es de madera natural y los muebles combinan distintos materiales y colores.

La segunda zona es la de almacenaje y está compuesta por un mueble lineal que recorre todo el largo de la vivienda tomando diferentes funciones según el ambiente en el que se encuentre. Combina módulos en madera de castaño y pino naturales con frentes pintados en color turquesa acqua o blanco.

Clásica y moderna

8 7

Proyectada por el Estudio Brukman Chechik Arquitectos y producida por el estudio LIVE IN, esta cocina fue diseñada con un fuerte concepto de horizontalidad donde predomina el uso de planos contundentes. Entre ellos, se destaca la isla central de 2.60 x 0.90 metros que adquiere gran protagonismo. Fue realizada en dos alturas: la más baja es de mármol de carrara y cumple la función de mesada de trabajo y apoyo con guardado doble (cajones hacia ambos lados). La más alta, de Silestone blanco con patas de acero inoxidable, es una barra para desayunar o almorzar.

El equipamiento es en madera laqueada color blanco brillante con detalles en acero inoxidable. Cuenta con detalles de última tecnología: domótica, iluminación de espacios de guardado con leds, cajones con sistema de apertura Tandembox, columnas deslizables de guardado vertical, y manijas horizontales de acero inoxidable diseñadas a medida.

En la pared que se encuentra detrás de la campana hay un gran plano de cristal importado blanco con marco de acero inoxidable que cumple una cuestión estética y funcional como placa antisalpicaduras.

La iluminación está conformada por artefactos embutidos dirigibles y tiene un papel fundamental en el diseño: en algunos casos, es rasante para realzar los planos y materiales y, en otros, puntual para enfatizar algunas áreas, como por ejemplo sobre la isla. Un tip de diseño: Se ocultaron todos los artefactos mediante sistema panelable (heladera lavavajillas, columna Hafele) para que la cocina mantuviera sus líneas puras y se destacara el diseño sin perder la funcionalidad.

Extra large

9

Esta cocina de generosas proporciones fue proyectada por la firma Balunek. Los amoblamientos pertenecen a su línea Milano, que está diseñada en enchapado de madera natural combinado con vetro lacatto en color negro, con con perfiles de aluminio.

El uso de líneas rectas sumado a la combinación de colores y materiales le aporta modernidad a este espacio y resalta la extensión y comodidad en la circulación. La iluminación perimetral también refuerza este concepto y proporciona una sensación de mayor amplitud.

Las alacenas fueron suprimidas en dos paredes para dejarle paso a amplios ventanales de hojas corredizas. A fin de compensar la cantidad de espacio de guardado, se sumaron grandes zonas de almacenamiento en ambos laterales.

La bacha, ubicada debajo de una de las ventanas, le aporta luz a la zona de lavado a la vez que reconforta la vista de quien le toque esa tarea.

La isla central, además de ser la zona de cocción donde se encuentra el anafe, tiene una extensión que funciona como apoyo y como desayunador. De esta manera, se integra el sector de la mice en place con los fuegos.

compartir contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest
no hay comentarios

Deja un comentario