CONFORT EN CLAVE VERDE

Confort en clave verde

Se acercan los días lindos y con ellos las ganas de estar al aire libre. Quientes tienen la suerte de contar con un pedacito de verde pueden disfrutar de estos espacios como si fuera una habitación más de la casa, y en ese sentido, es también válido diseñarlos y decorarlos como tales. Pero, por ¿dónde empezar?

TEXTO: Mariana Soulages

“Para comenzar con el diseño de un jardín hay que tener en cuenta: el clima, el asoleamiento y el viento que hay en la zona donde se encuentra”, explica el paisajista Lucas Albero. Eso va a determinar el tipo de plantas que se van a colocar y su ubicación.

En cuanto al estilo del jardín, generalmente se trata de combinarlo con el exterior de la casa, “pero a veces te piden que sea completamente distinto”, comenta Albero. El estilo elegido lleva a tomar decisiones en cuanto a los volúmenes de la vegetación, las texturas, el brillo y los colores de las hojas. “Por ejemplo, un jardín con un estilo más tropical va a llevar plantas con hojas más grandes y lustrosas, como las palmeras. En cambio, las plantas pampeanas son más opacas, más chicas y cerradas, como es el caso de las gramíneas”, indica el especialista.

Un recurso de diseño es jugar con las alturas de las plantas para generar profundidad y también el uso de canteros separados del césped que permiten un mejor mantenimiento. Usar plantas perennes o alternar plantas con distintos momentos de deshoje o de floración puede crear un paisaje diferente en cada etapa del año sin perder vegetación.

Zonificación y circulación

“Otra clave para el diseño de los parques es crear distintas zonas: de estar, esparcimiento, de sombra, solarium, para comer, para colgar la ropa, para los juegos de los chicos, para la huerta”, dice Albero.

Estos sectores se pueden delimitar con el uso de distintos materiales: jugar con diferentes tipos de césped, colores de las plantas, deck, adoquines, baldosas, grava, trozos de madera, piedras, lajas y marcar también circulaciones que los unan y los dividan. Es importante, sobre todo en los espacios cercanos a la piscina, donde se suele andar descalzo, que el material elegido no levante temperatura. Una novedad con estas características es el Eco Deck de Pavimenti, comercializado por Barugel Azulay. Juan José Molina, jefe de producto de esa tienda, explica que “es un reconstituido granítico a base de cemento que es atérmico y antideslizante que imita la madera pero es de mejor mantenimiento y de fácil colocación”.

Aunque definitivamente el deck de madera sigue siendo de los más elegidos “el lapacho y el incienso son materiales más duros y nobles que envejecen bien y que están dentro de los más pedidos”, comenta Gabriel Lara, jefe de producto de pisos de madera de Barugel Azulay.

Otra forma de delimitar es haciendo cercos naturales (plantas, bambú) o artificiales (tranqueras, alambrados, postes, cercas) Las zonas de sombras pueden ser logradas no sólo con árboles, también con toldos, glorietas, gazebos y sombrillas.

Decoración

Generar zonas húmedas como: estanques, fuentes, cascadas y lagos artificiales le da un toque de vida y agrega un elemento decorativo al espacio verde. Otra manera de hacerlo, es colocar plantas que atraigan pájaros vistosos y mariposas, adornos naturales circunstanciales que aportan color y movimiento.

Los muebles pueden ser de madera o hierro (acondicionados para estar a la intemperie) y de fibras artificiales como el ratán plástico. En cuanto a los tapizados se puede usar: lona, loneta o telas impermeabilizadas, que si bien resisten mejor que otras, también se debe tener ciertas precauciones.

Para elementos decorativos se puede jugar con gran variedad: macetas, esculturas, comederos y jaulas de aves, fanales, duchas, tutores para plantas, móviles, guirnaldas. Incluso se pueden crear reutilizando elementos cotidianos fuera de uso.

La iluminación es otro factor importante que forma parte del diseño y la decoración de los espacios exteriores. Las lámparas y enchufes deben ser aptos para exterior (herméticos al agua). También se pueden usar velas (las de led a pila son más seguras y prácticas) o antorchas (a las que se les suele agregar citronela para espantar a los mosquitos).

En las zonas de uso frecuente, como por ejemplo de comer, la intensidad de la luz debe ser mayor. En otros puntos, se puede jugar con luces tenues o puntuales para resaltar algún elemento, marcar circulaciones o generar un efecto escenográfico.

Balcones y terrazas

En balcones y terrazas también se puede jugar con el diseño aplicando algunos conceptos de los jardines. En este caso, salvo que se esté hablando de terrazas verdes, no suele haber sectores de césped. El espacio suele ser más cerrado y reparado. Por eso, tanto en los pisos como en las paredes es conveniente evitar colores fuertes porque se decoloran y absorben más el calor.

Si estamos en un espacio voladizo o en altura, hay que tener en cuenta el peso de macetas y plantas, con lo cual, para sumar se pueden aprovechar paredes y barandas para colgar plantas y adornos.

En los edificios, los cambios en balcones o terrazas pueden estar sujetos a aprobación del consorcio. Y hay que vigilar las filtraciones.

El sistema de riego va a ser diferente de los lugares grandes donde se usa la aspersión. En estos casos se recomienda el goteo.

Al hablar de tendencias, Lucas Albero dice que hoy lo que más se busca es que los espacios verdes en las casas sean “de fácil mantenimiento y que cuente con lugares de estar”. “Antes el jardín era para verlo desde adentro y ahora es un espacio más de la casa”, finaliza.

Armado de tu huerta paso a paso:

1) Para seleccionar el lugar, es importante tener en cuenta la disponibilidad de luz (por lo menos 4 a 5 horas de sol para hortalizas y frutales) y la comodidad en el acceso al sector, incluso su cercanía a la cocina. Es recomendable también disponer de una canilla cercana para facilitar el riego. Evitar lugares bajos del jardín para impedir el anegamiento de agua. Si se tiene poca disponibilidad de luz, lo importante es elegir los cultivos que no tengan ese requerimiento, por ejemplo mentas y melisa. Muchas aromáticas pueden vivir perfectamente en situaciones de mucha luminosidad, sin necesidad de que les llegue el sol directamente.

2) La extensión de la huerta puede ser muy variable, por lo que antes de definirlo hay que considerar que, cuanto más grande, mayor será el trabajo que requiera pero también la producción, la cantidad y variedad de las plantas que pueden elegirse.

3) El paso siguiente será decidir si se quiere hacer a nivel del suelo o en altura. En caso de hacerla directamente en el suelo, podrá delimitarse con ladrillos, piedras, troncos o tablas de madera. Para hacer una huerta en altura lo ideal es armar cajones de madera. También es posible  utilizar macetas, que pueden limitar el crecimiento de los cultivos, ideales cuando se cuenta con poco espacio verde.

4) Examinar el estado de la tierra presente en el sector, que debe estar suelta y con buena estructura para el cultivo de la huerta. En caso de no contar con la tierra adecuada, se deberá reemplazarla por una mezcla de sustratos que consiste básicamente en tierra fértil, compost, humus de lombriz y arena. Para realizar la huerta en macetas, se debe colocar además de la tierra una base de leca para favorecer el drenaje.

5) Para elegir las hortalizas se debe tener en cuenta lo siguiente:

  • La época del año
  • La dificultad del cultivo vinculada a los cuidados y requerimientos de suelo, agua y luz
  • El tamaño y los tiempos que implicará su crecimiento

Algunas hortalizas se cultivan todo el año mientras otras son anuales, es decir que viven en una época determinada del año y después mueren (generalmente las temporadas son primavera-verano y otoño- invierno). La rúcula puede cultivarse durante todo el año mientras que el tomate se siembra en septiembre y al finalizar el verano la planta muere, ya que no soporta el clima frío. Las aromáticas son plantas perennes que se cultivan todo el año, salvo algunas excepciones como la albahaca que se cultiva en primavera y verano, o el perejil que es bianual. En general las aromáticas en invierno no crecen y hasta se pueden debilitar sus hojas. En esa época resulta ideal el cultivo de plantas como arvejas, brócoli, repollos, cebolla de verdeo y puerro, algunas de hoja verde como lechugas y acelgas o de raíz como zanahorias, remolachas y rabanitos.

6) La huerta de hortaliza generalmente comienza desde la semilla, sin embargo, a veces se pueden conseguir plantines, por ejemplo de cebolla de verdeo, pimiento, tomate y lechuga. Si colocamos plantines, hay que tener en cuenta la distancia óptima entre cada uno, que depende de la especie pero varía entre 15 a 50 cm. En cuanto a la siembra, se puede hacer de dos maneras dependiendo de la hortaliza:

  • Siembra directa: es decir que se siembra en el lugar definitivo
  • En almácigos: las semillas son sembradas en bandejas o plugs y cuando salen las primeras hojas son trasplantadas al lugar definitivo.

Siembra escalonada: para lograr tener cosechas constantes. Consiste sembrar un mismo cultivo en distintas fechas, lo cual permite tener disponibilidad permanente de la hortaliza. Ejemplo: si se cuenta con un metro cuadrado, se divide al mismo en tres sectores y se siembra inicialmente un sector, a los quince días el siguiente y, a los 30 días de la primera siembra, el tercer sector.

  • ¿Cuáles son los cuidados básicos?: Riego Abundante luminosidad y 4 a 5 horas de sol para las hortalizas.
  • ¿Cuáles son los errores típicos que se cometen durante el mantenimiento?

Un error usual es no colocar las plantas en sectores o macetas con buen drenaje. EL drenaje evita el posible estancamiento e inundación que perjudica mucho a las plantas.

¡Importante! antes de poner la tierra en la maceta hay que colocar leca, o alguna piedra similar que ayude al drenaje del agua.

  • ¿Cómo reemplazar naturalmente a los fertilizantes?

Tener una compostera en casa es la mejor manera de fertilizar orgánicamente a las plantas y realizar un aporte al ambiente reduciendo la cantidad de residuos que generamos. También se puede comprar en el vivero humus de lombriz.

  • ¿Qué se puede hacer si aparecen bichos o signos de debilitamiento?

Existen muchos preparados caseros que se pueden realizar con facilidad, como el agua jabonosa, el alcoholajo, o el macerado de tabaco. Es importante analizar qué tipo de enfermedad o plaga se trata y aplicar el preparado o producto insecticida orgánico que corresponda. Tratar de evitar el uso de productos químicos, salvo que la infección esté tan avanzada que esté en riesgo la supervivencia de la huerta. En el caso de utilizar este tipo de productos, es recomendable esperar 15 a 30 días, dependiendo del producto utilizado, para consumir las plantas de la huerta.

Justine Massey y Valeria Churba de Jardín Gourmet  – Web: www.jardingourmet.com

compartir contenido:Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInEmail this to someonePin on Pinterest
no hay comentarios

Deja un comentario