DESTINOS DE LUJO PARA ESQUIAR

Destinos de lujo para esquiar

Dos maravillosos centros de Europa donde niños y adultos, principiantes o expertos, pueden practicar deportes de nieve sin preocuparse por nada más que disfrutar.

TEXTO Y FOTOS: Gentileza Club Med

La montaña atrae. En verano o en invierno, en el hemisferio norte o en el sur, no importa cuál sea su ubicación geográfica, lo que vale es contemplar la belleza de la naturaleza. Calzarse los esquíes y arrancar. Si nunca esquió llegó el momento de animarse. La vida es una gran aventura y hay que lanzarse a ella.

Valmorel

La llaman “la Belle”. Y con justicia, porque es uno de los pueblos de esquí más hermosos de Francia. Este centro de deportes de invierno se creó en el año 1976, y su diseño remite al estilo arquitectónico saboyano tradicional, popularizado por LeCorbusier, el genio de la arquitectura del siglo XX. Las estaciones de nieve se agrupan alrededor de un centro peatonal; chalets de piedra y madera, pequeños callejones y arcos para pasar de un sitio a otro le dan un aspecto pintoresco al pueblo. Otro de los puntos a favor de este destino turístico es la facilidad que otorga el hotel Club Med Valmorel, al ofrecer un exclusivo acceso directo a la pista para todos sus huéspedes. Si desean una vista panorámica del centro o evitar caminar, la opción es el telesférico Télebourg.

A 1.460 metros de altura un sitio paradisíaco invita a vivir unas vacaciones de ensueño en familia o en pareja, en medio de un entorno natural preservado que acompaña la arquitectura integrada de Pierre Diener, otro reconocido arquitecto. Porque hacer turismo sustentable y cuidar el medio ambiente es responsabilidad de todos.

Otro plus del hotel Club Med Valmorel pasa por sus propuestas alternativas de paseos culturales, temáticos y salidas en bicicleta todo terreno, además de clases de iniciación en fitness y nordicwalking. Un sinfín de aventuras para descargar adrenalina y vivir unas vacaciones diferentes. También hay actividades deportivas, lúdicas y recreativas para niños, divididos en diferentes grupos, según sus edades.

En un ambiente relajado los chalets de piedra y madera, y techos de losa presentan una arquitectura que se integra en total armonía con el paisaje. Parques y jardines muy extensos junto a las laderas del macizo del ChevalNoir.

Pragelato

En la región de Piamonte, en Italia, está situado uno de los centros de esquí más apreciados de todo el arco alpino piamontés. Su pueblo tiene unos 500 habitantes, acostumbrados a la visita de los amantes de la nieve. Esta es la segunda superficie esquiable más grande de Europa, con 440 km de pista, a menos de dos horas del Aeropuerto de Turín. Sus pistas, que se extienden entre los 1.535 y 2.700 metros de altitud, permiten emocionantes descensos tanto a principiantes como a esquiadores expertos. Una subida al moderno teleférico abren las puertas para acceder a las pistas de la Via Lattea, desde Pragelato. El espectáculo que ofrece el Parque Natural Val Tronceaes es majestuoso y un fuerte atractivo para los apasionados del esquí de fondo -es que aquí se desarrollaron los Juegos Olímpicos de Invierno Torino 2006- lo que supone un gran desafío para los expertos. Reconocida como uno de los circuitos más arduos y técnicos a nivel internacional, la pista de fondo de Pragelato presenta un ancho promedio de 6 metros, con desniveles de 90 a 250 metros, y longitudes de 2.5, 5 y 10 kilómetros.

En resumen: hay dos pistas sencillas, dos intermedias y otras dos de gran dificultad para realizar esquí alpino. Además hay una pista olímpica para técnica clásica de esquí de fondo, una pista olímpica para técnica libre y otra turística para la misma disciplina. Y no hay que preocuparse por los pequeños, en Pragelato se dictan clases de esquí alpino para niños desde los 4 años y de snowboard a partir de los 12 años, durante toda la temporada. Además, hay una pista de patinaje y se puede participar de caminatas nórdicas con raquetas y en trineo, entre otros atractivos.

Pero no sólo de esquí vive el hombre y, aquí, saborear las delicias de la gastronomía italiana es casi una obligación. En Club Med Pragelato, por ejemplo, están emplazados cuatro restaurantes con manjares para todos los gustos: Il Piemonte, compuesto de cuatro salones con hermosa vista. La Tana, restaurante de especialidades montañesas. La Trattoria, con típico ambiente italiano, y Chalet Molino, con servicio especializado para los equiadores.

Con todo este caudal de información ya está en condiciones de elegir su destino preferido. Y si la decisión es imposible, vale apelar al ta-te-ti, como cuando éramos niños.

no hay comentarios

Deja un comentario